•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Autoridades de Honduras aseguraron hoy que grupos del crimen organizado y las pandillas se infiltraron en el paro de transportistas del servicio urbano y de taxis que exigen al Gobierno una rebaja a los combustibles.

"Se logró identificar a miembros de maras y pandillas, en especial aquí en Tegucigalpa, que se cubrían el rostro y estaban exigiendo el impuesto de guerra", dijo el portavoz de la Policía hondureña, Jair Meza, según un comunicado de la Casa Presidencial.

Señaló que eso fue denunciado por la población, por lo que la Policía hondureña actuó de "manera inmediata" y logró identificar a esas personas, muchas de las cuales, dijo, participaron en las manifestaciones violentas registradas en el país por un presunto fraude en las elecciones generales del 26 de noviembre.

El portavoz policial indicó que se está investigando a grupos del crimen organizado e integrantes de pandillas, conocidas como "maras", que habrían participado en el paro convocado por directivos del transporte.

Explicó que la participación de esos grupos ocurrió en Tegucigalpa y el norte de Honduras, lo que se vuelve "muy peligroso" para la seguridad de la población, añade el boletín.

"Pero todo esto ya las agencias de inteligencia los tienen identificados", subrayó el portavoz de la Policía hondureña.

olicías despejan las calles bloqueadas durante el segundo día de paro en Honduras.

Directivos del transporte exigen al Gobierno una rebaja de 20 lempiras (82 centavos de dólar) al galón (3.8 litros) de combustible, lo que supone, según estimaciones oficiales, que el Estado deje de recibir 13,800 millones de lempiras al año (unos 571.6 millones de dólares).

Las negociaciones entre el Gobierno y transportistas iniciaron el jueves y continuaron el viernes, sin acuerdos y dos días de paro de autobuses y taxis en la mayor parte del país, lo que representó pérdidas económicas de aproximadamente 2,100 millones de lempiras (87 millones de dólares) diarios, según la empresa privada.

Los transportistas se retiraron de la mesa de diálogo porque el Gobierno supuestamente les ofreció solamente una rebaja de dos lempiras (ocho centavos de dólar) a los carburantes y han advertido que el paro lo reanudarán el lunes a las 05:00 hora local (11:00 GMT).

El paro de transporte afectó también a miles de personas que no pudieron asistir a citas médicas en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) el jueves y el viernes, indicó la Casa Presidencial.

"Sólo en el Hospital de Especialidades (del IHSS) se dejaron de brindar 1,400 consultas, las que han sido programadas con meses de antelación. Incluso se cancelaron nueve cirugías selectivas", indicó la oficina de prensa del Seguro Social.

Los manifestantes prohibieron el paso de "una ambulancia que trasladaba a una paciente de manera urgente a uno de nuestros hospitales", según el boletín de la Presidencia hondureña.