•  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Honduras y los directivos del transporte continúan hoy con el diálogo iniciado el pasado día 19 sobre una rebaja a los combustibles, pero sin el paro nacional del servicio de autobuses y taxis, el que los transportistas han suspendido por dos días.

Así lo informó uno de los directivos de los transportistas, Jorge Lanza, quien dijo a periodistas que hasta en la madrugada de hoy "no hemos culminado un acuerdo".

Agregó que se está buscando un acuerdo que satisfaga a las partes, "principalmente al pueblo hondureño" en lo que respecta "a la reducción de los combustibles".

Los transportistas exigen una rebaja de 20 lempiras (82 centavos de dólar) al galón (3,8 litros) de los carburantes, lo que el Gobierno considera desproporcionado y el viernes convocó a diferentes sectores sociales para tratar el tema.

Lanza dijo que hoy presentarán un documento al Gobierno para que pueda ver qué partidas pueden ser afectadas, "sin dañar la generalidad del Estado para dar el paso adelante en la reducción de precio de los combustibles" y que la suspensión del paro, que mantuvieron durante tres días, es por hoy y mañana.

El ministro hondureño de la Presidencia, Ebal Díaz, dijo el jueves por la noche que el Gobierno y los directivos de los transportistas no han logrado un acuerdo para superar la crisis, pero que el Ejecutivo ha hecho "una propuesta muy beneficiosa para las bases del sector transporte".

Añadió que "ojalá que los dirigentes sepan trasladarla y que las bases la conozcan". El paro ha afectado a otros sectores de la economía del país centroamericano, incluido el servicio interurbano de transporte entre las principales ciudades y el de carga.

"Hasta este momento no hemos tenido ningún avance, vamos a seguir esforzándonos por lograr los acuerdos", enfatizó Díaz hacia las 22:00 hora local (04:00 GMT de hoy), sin precisar detalles del ofrecimiento del Gobierno para las bases de los transportistas.

Señaló además que el Gobierno "siempre muestra su buena voluntad de continuar concertando los puntos que satisfagan a ambas partes" y que "aquellas cosas que tengan que ver con temas fiscales se van a tratar en una mesa amplia con los diferentes sectores", a los que el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, convocó el viernes.