•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica mantiene retos con la niñez y adolescencia, que necesitan de mayor protección, reducción de la violencia y de vulnerabilidades vinculados con ingresos socioeconómicos y acceso a oportunidades, según un informe revelado hoy por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Entre los desafíos expuestos hoy destaca que las instituciones deben lograr una mayor coordinación y mejorar el alcance de las políticas públicas para promover los derechos de esta población y que se reduzcan las desigualdades progresivamente.

"La nueva política pública tiene que tener un giro para responder a las especificidades de una población, es lo que llamamos transición de una política pública universal a una focalizada, y enfocarnos en esos niños que por algún motivo no están llegando a tener la garantía de todos sus derechos protegidos", dijo a Efe el representante de Unicef en Costa Rica, Gordon Jonathan Lewis.

Lea además: Presentan proyecto para llevar agua a la región más seca de Costa Rica

Datos de la Encuesta Nacional de Hogares de 2017 indican que en Costa Rica más de 426.000 niñas, niños y adolescentes, lo que representa un 33 % de esa población, vive en situación de pobreza, de los cuales el 10 % vive en pobreza extrema.

Para las autoridades, la prioridad es que toda la niñez y adolescencia y, en particular, la población excluida del desarrollo social y económico, tenga garantizado el ejercicio íntegro de sus derechos y pueda desarrollar sus capacidades plenamente y acceder a mejores oportunidades de vida.

Para ello es necesario brindar asistencia técnica y fortalecer las capacidades de las instituciones públicas, promover la educación formal en todos los ciclos de vida de las niñas, garantizar un marco normativo de derechos que promueva el cuidado y desarrollo integral e impulsando estrategias de abogacía y comunicación para el desarrollo.

Le puede interesar: Costa Rica restaurará iglesia colonial, la primera construida en el país

"Un 33 % de los niños, niños y adolescentes siguen siendo pobres y necesitan condiciones para tener un proyecto de vida pleno y feliz en el largo plazo, por eso y tenemos que continuar fortaleciendo a la primera infancia en el reconocimiento de que es vital para garantizar que nuestros niños y niñas crezcan donde puedan desarrollarse plenamente", explicó la ministra costarricense de Planificación, María del Pilar Garrido.

Además, una de las preocupaciones principales del Fondo para las Naciones Unidas es el posible impacto que puede tener en la sociedad, y en especial en los programas de los niños y adolescentes, los ajustes fiscales.

Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica"Entendemos son necesarios, todo país tiene que pasar por eso, pero la propia experiencia de Unicef dice que en los momentos de ajuste fiscal las reducciones de recursos para los programas públicos y sociales solamente van a tener un efecto que es el retroceso en acceso, cobertura y calidad de programas y esa es la preocupación central del momento", afirmó Lewis.

También: Costa Rica revisa a la baja la previsión de crecimiento económico para 2018

El Gobierno del presidente Carlos Alvarado impulsa un proyecto de transformación del impuesto de ventas del 13 % en uno de valor agregado de la misma tasa, pero que gravará los servicios y ampliará la base de productos.

El déficit fiscal del 2017 cerró en el 6,2 % del producto interno bruto y para 2018 se proyecta en el 7,1 % si no se da la reforma tributaria.