•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los inmigrantes podrían mejorar su contribución a la economía de Costa Rica con el impulso de políticas que fomenten una mayor integración de los trabajadores, reveló hoy un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la Organización Internacional del Trabajo.

El informe llamado "Cómo los inmigrantes contribuyen a la economía de Costa Rica", indica que esta población participa más en el mercado laboral, tienen una tasa más alta de empleo y tienen más probabilidades de ser trabajadores asalariados que los nacidos en el país.

Sin embargo, también se enfrentan a varios desafíos como salarios más bajos, horarios de trabajo más largos y tienen más probabilidades de estar sobrecalificados para sus trabajos.

En promedio, el ingreso laboral de la población nacida en el extranjero es un 15 por ciento inferior al de los costarricenses.

El análisis también sugiere que la inmigración puede reducir las oportunidades de empleo de los trabajadores nativos a través de una mayor competencia, pero no afecta sus salarios. Además, los inmigrantes en Costa Rica son más propensos a trabajar en ocupaciones elementales y tienen, en promedio, un nivel de educación más bajo que los locales.

Datos del estudio estiman que los trabajadores inmigrantes contribuyen entre el 11 y el 12 por ciento del Producto Interno Bruto de Costa Rica.

Esto refleja su mayor participación en la fuerza de trabajo y una mayor participación en la población en edad de trabajar, pero también su mayor presencia en sectores con un valor agregado relativamente bajo, como la construcción, la agricultura, la pesca, los hoteles y restaurantes.

El informe también propone varias acciones para mejorar las políticas existentes y potenciar aún más la contribución económica de los inmigrantes, como asegurar las condiciones necesarias para que tanto inmigrantes como locales, puedan buscar oportunidades de empleo.

Así como abordar las necesidades de las personas posiblemente afectadas por la inmigración y considerar un mecanismo para capacitar a los trabajadores que no dañe a los inmigrantes.

Fortalecer la implementación de las políticas educativas existentes y recopilar y analizar sistemáticamente datos sobre la migración, para informar a los responsables de las políticas sobre el progreso y supervisar las brechas en la integración.

La investigación recomienda que se deben reforzar los derechos de los inmigrantes, garantizar el acceso de facto a los servicios públicos, proteger los derechos laborales y promover un ambiente de trabajo seguro para todos los trabajadores, especialmente aquellos en empleos vulnerables.

Además, el informe insta a diseñar políticas sectoriales, por ejemplo sobre protección social o mercado de trabajo, y mejorar la coordinación entre los ministerios locales a fin de alcanzar objetivos de políticas coherentes.

Según el último censo, el 9.1 por ciento de los habitantes de Costa Rica nació en el extranjero. La mayoría de ellos proviene de Nicaragua, aunque diversos factores económicos y políticos también han estimulado una importante inmigración proveniente de Colombia, Panamá y Estados Unidos.