•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El expresidente salvadoreño Elías Antonio Saca, admitió el martes delitos de corrupción para lograr abatir a menos de 10 años la pena de prisión a la que está expuesto, informó la fiscalía.

El juicio abrió en una sala del Centro Judicial a donde el exmandatario y otros seis de sus excolaboradores comparecieron ante un tribunal por el desvío de 301 millones de dólares durante la gestión de Saca.

La Fiscalía, a raíz de una petición hecha por la defensa del exmandatario, solicitó al tribunal un "juicio abreviado", que consiste en que Saca acepta el cometimiento de delitos que se le imputan y a cambio obtendrá una reducción de la pena de prisión.

"Se ha aceptado el cometimiento de delitos, por tanto se hará un proceso (juicio) abreviado, y en el marco de ese proceso hemos propuesto al tribunal una pena de prisión de 10 años para el expresidente de la República", aseguró a la prensa el fiscal Jorge Cortez.

"Tenemos las pruebas necesarias de delitos para lograr esa condena", agregó Cortez.

Antes del juicio abreviado y en caso de ser declarado culpable, el expresidente afrontaba una pena de prisión de hasta 25 años, pero que ahora se reducirá a no más de 10 años.

"Este procedimiento abreviado tiene una condena de pena de prisión y además se contempla una devolución de bienes", aseguró a la prensa el abogado defensor del expresidente, Mario Machado.

Machado indicó que fue una decisión de Saca aceptar delitos que le imputan pero "no en la totalidad que dice la Fiscalía".

Elías Antonio Saca, expresidente de El Salvador. END/Archivo

De acuerdo al fiscal Cortez, el expresidente también se ha comprometido a la devolución de bienes adquiridos con fondos del Estado que rondan entre los 25 y los 30 millones de dólares.

El juicio podría demorar varios días, según la Fiscalía.

El exmandatario y sus colaboradores afrontan cargos por los delitos de peculado, lavado de dinero y agrupaciones ilícitas, por el desvío de unos 301 millones de dólares durante su gobierno entre 2004 y 2009.

En ese "juicio abreviado" que se le realizará a Saca, serán incluidos su exsecretario privado Elmer Charlaix; el exsecretario de Comunicaciones Julio Rank y el expresidente de la empresa estatal de Aguas César Funes, que también aceptaron la culpabilidad de los delitos que se les imputa.

Otros tres involucrados en el caso también han ofrecido declararse culpables pero la Fiscalía aún no ha decidido si lo acepta.

Saca, de 53 años, fue detenido el 30 de octubre de 2016 y ha permanecido recluido junto a sus colaboradores en una prisión en la periferia norte de San Salvador.