•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Costa Rica convocó hoy al Congreso para que discuta en sesiones extraordinarias un proyecto de ley sobre matrimonio igualitario, luego de que la Sala Constitucional emitiera un fallo que le da a los diputados 18 meses para aprobar esas uniones.

En un acto oficial sobre una política indígena, el presidente costarricense, Carlos Alvarado, aprovechó para anunciar el envío del texto a conocimiento de los diputados en el marco de las sesiones extraordinarias del Congreso, periodo en el cual el Ejecutivo tiene el control de la agenda de proyectos a discutir se discuten.

El actual período extraordinario de sesiones en el Congreso va del 1 al 31 de este agosto.

El proyecto de ley, que está en el Legislativo desde febrero de 2016 sin haber avanzado, deroga y modifica una serie de artículos e incisos del Código de Familia y del Código Civil para eliminar las referencias a que el matrimonio y las uniones de hecho son solo entre hombre y mujer.

Lea además: Comunidad LGBT denuncia que en Argentina aún se vulneran derechos de trans

Uno de los incisos que deroga el proyecto de ley es el 6 del artículo 14 del Código de Familia, el cual establece que "es legalmente imposible el matrimonio entre personas del mismo sexo".

Uno de los avances más recientes de Costa Rica hacia la población LGBTI fue permitir el cambio de nombre por identidad de género autopercibida y eliminar la indicación del sexo de nacimiento en las cédulas de identidad. También modifica el artículo 242 del Código de Familia que indica que las uniones de hecho son entre hombre y mujer, y sustituye la referencia de hombre y mujer por la palabra "personas".

El inciso 6 del artículo 14, así como el artículo 242, fueron declarados inconstitucionales por la Sala Constitucional en un fallo con fecha del miércoles 8 de agosto y difundido esta madrugada, pero alargó su vigencia por 18 meses, plazo en el que ordenó al Congreso hacer las modificaciones legales pertinentes.

También: Miles de mujeres y colectivos LGBT protestan en Londres contra Trump

Si los diputados no legislan al respecto, las dos normas quedarán derogadas automáticamente al final del plazo.

El presidente Alvarado dijo que respeta el fallo de la Sala Constitucional y que por parte de su Gobierno el "compromiso con la igualdad plena de derechos se mantiene intacto".

Uno de los avances más recientes de Costa Rica hacia la población LGBTI fue permitir el cambio de nombre por identidad de género autopercibida y eliminar la indicación del sexo de nacimiento en las cédulas de identidad. 

"De nuestra parte seguiremos impulsando acciones que garanticen la no discriminación de ninguna persona por su orientación sexual o identidad de género, y la protección del Estado a todas las familias en condiciones de igualdad", afirmó el mandatario.

Alvarado también expresó: "confiamos en que el respeto pleno a los Derechos Humanos y al Estado de derecho prevalecerá, ya sea que la Asamblea Legislativa reconozca el matrimonio igualitario en el término de 18 meses, o en su defecto, una vez que la norma actual pierda vigencia finalizado el plazo".

Le puede interesar: Alrededor de 30.000 personas participan en Londres en marcha del Orgullo LGBT

El fallo de la Sala Constitucional resolvió acciones de inconstitucionalidad contra los artículos que impiden los matrimonios y las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

Carlos Alvarado, presidente de Costa RicaEsta decisión del alto tribunal se produjo tras diversos pronunciamientos de organizaciones defensoras de derechos humanos, juristas y activistas, que consideran vinculante para el país una opinión consultiva de enero pasado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos favorable a la identidad de género y los derechos familiares de la población LGBTI (lesbiana, gay, bisexual, transexual e intersexo).

Uno de los avances más recientes de Costa Rica hacia la población LGBTI y que responde a la opinión consultiva se produjo en mayo pasado cuando el Tribunal Supremo de Elecciones reformó un reglamento para permitir el cambio de nombre por identidad de género autopercibida y eliminar la indicación del sexo de nacimiento en las cédulas de identidad.