•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El expresidente guatemalteco Otto Pérez (2012-2015), preso por corrupción, se encuentra en "alto riesgo" de salud tras sufrir esta semana una emergencia cardíaca, informó este viernes su defensa con base en un reporte médico.

César Calderón, abogado de Pérez, dijo a periodistas que una evaluación del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), realizada por médicos especialistas, concluyó que Pérez es "un paciente de alto riesgo" y deberá permanecer en el hospital del ejército, donde se encuentra internado.

El letrado agregó que Pérez será sometido a una evaluación el próximo lunes, de acuerdo con el informe, para determinar su evolución de salud.

Pérez, un general retirado de 67 años, fue sacado de urgencia la noche del miércoles de una cárcel en el norte de la capital al hospital Roosevelt tras sufrir complicaciones cardíacas.

Otto pérez, expresidente de Guatemala. END/Archivo.

Marco Barrientos, director del hospital Roosevelt, indicó que el exgobernante ingresó por un padecimiento cardíaco tras sufrir el golpe de un balón en el pecho mientras practicaba deporte en prisión, pero que su condición era estable.

El golpe provocó que un cardiodesfibrilador implantado para regular el corazón emitiera cuatro descargas y se corría el riesgo de que el instrumento perdiera potencia, aumentando las posibilidades de que Pérez sufriera un paro cardíaco, agregó Barrientos.

El expresidente fue trasladado esa misma noche al centro médico militar.

Calderón señaló que Pérez deberá ser sometido a una cirugía para reemplazar el cardiodesfibrilador, lo que podría ocurrir en dos semanas debido a que el aparato no se encuentra disponible en el país.

En marzo pasado, Pérez declaró al término de una audiencia, en la que un juez rechazó darle arresto domiciliar, que temía sufrir una muerte súbita en prisión debido a que padece fibrilación ventricular maligna, que produce arritmias que son controladas con el cardiodesfibrilador.

Otto Pérez, expresidente de Guatemala. END/Archivo.

"La consecuencia (del padecimiento) es la muerte súbita. Necesita ese aparato", precisó Calderón.

El expresidente derechista se encuentra en prisión preventiva desde septiembre de 2015, después de haber renunciado a la presidencia acechado por acusaciones de liderar una red que orquestó un fraude multimillonario en las aduanas.