•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Comunicadores sociales indígenas de Centroamérica expresaron su "profundo rechazo" al modelo de despojo, destrucción y deforestación que realizan las mega empresas en sus comunidades y pidieron el fin a los asesinatos de los líderes campesinos en Guatemala.

Durante un encuentro celebrado en Santiago Atitlán, en el departamento occidental de Sololá (Guatemala), 125 comunicadores de la región, denunciaron el "voraz" interés de empresarios de "apropiarse del lago de Atitlán".

"Llamamos a las instituciones locales y nacionales a frenar cualquier proyecto que frene el derecho al agua a las comunidades colindantes al Lago de Atitlán, quienes ven amenazada su forma de vida y su propia identidad", expresaron en un pronunciamiento.

En Mesoamérica son muchas las comunidades que denuncian la implementación sin consulta de empresas hidroeléctricas, mineras, de monocultivos y otros proyectos que ponen en riesgo la vida de las comunidades que dependen de los ríos, lagos y mares

También piden a las instancias de justicia investigar y desarticular las estructuras que criminalizan y asesinan a campesinos que defienden la madre naturaleza.

"Exigimos que se esclarezcan los 18 asesinatos cometidos contra defensores y defensoras de la madre tierra", señala el documento.

Lea: El presidente de Guatemala vuelve al ojo de la Justicia en menos de dos años
Lea: Latinoamérica debe avanzar hacia un mercado inmobiliario sostenible

Los comunicadores instan a los estados de Mesoamérica a que cese la violencia política en contra de los defensores del agua, la vida y los territorios que libran luchas frente a los megaproyectos que que amenazan a las comunidades.

En Mesoamérica son muchas las comunidades que denuncian la implementación sin consulta de empresas hidroeléctricas, mineras, de monocultivos y otros proyectos que ponen en riesgo la vida de las comunidades que dependen de los ríos, lagos y mares, advierten.

También: Menores indígenas, el sector más vulnerable y abandonado en Guatemala

Las empresas se valen de estructuras paralelas conformadas por "algunos diputados, alcaldes, terratenientes, fuerzas de seguridad y jueces que ejecutan estrategias para intimidar, difamar, perseguir, criminalizar, encarcelar y asesinar a quienes defienden la vida", sostienen.