•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Guatemala advirtió hoy con emitir sanciones administrativas en contra de los médicos y enfermeras que demandan un incremento salarial del 100 por ciento si suspenden los servicios de atención de consulta externa a los guatemaltecos.

En un comunicado, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) dijo que estas sanciones serán en cumplimiento de un amparo emitido por la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones, el cual ordena asumir las medidas administrativas necesarias para garantizar la consulta externa en los hospitales y centros de salud.

Los médicos han amenazado con suspender esos servicios a partir de mañana en demanda de un incremento salarial del 100 por ciento, que el Gobierno no está en capacidad de otorgar.

Lea: Comunicadores indígenas piden el fin de asesinatos de líderes en Guatemala
Lea: El presidente de Guatemala vuelve al ojo de la Justicia en menos de dos años

El MSPAS dijo que han girado instrucciones a los directores de los hospitales y áreas de salud para garantizar la prestación del servicio y que si algún nosocomio las suspende se le atribuirán responsabilidades administrativas.

El procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, exhortó ayer al Gobierno del presidente Jimmy Morales evitar el cierre de los servicios de salud en el país y atender la demanda de incremento salarial de los médicos.

Jordán Rodas, procurador de los Derechos Humanos

Rodas dijo que la advertencia del cierre de las consultas externas "es una responsabilidad de las autoridades de salud" y las deben de asumir con una actitud consecuente y resolver la situación estructural "que ya colapsó".

El procurador de los Derechos Humanos considera que las demandas salariales de los médicos "son justas", pero aclaró que el aspecto económico debe abordarse de forma integral porque el presupuesto debe cubrir la adquisición de equipo e insumos para brindar un servicio de calidad.

También: Latinoamérica debe avanzar hacia un mercado inmobiliario sostenible

Los médicos demandan un aumento salarial del 100 por ciento, pero el Gobierno sólo les ofreció para este año un bono de 2.000 quetzales (267,37 dólares).

El salario base de los galenos presupuestados (permanentes) es de 3.700 quetzales (494,65 dólares), mientras que los que trabajan solo cuatro horas reciben 1.900 quetzales mensuales (254 dólares).

Sin embargo, los médicos presupuestados (con derecho a prestaciones laborales) reciben varios bonos al año y su salario puede alcanzar a los 11.000 quetzales (1.470 dólares).