•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino señaló hoy que "nadie está en la posición de criticar o interferir" en la decisión salvadoreña de romper sus lazos diplomáticos con Taiwán e iniciarlos con Pekín, en respuesta a las críticas que este sorpresivo giro de la política de El Salvador ha generado en EE.UU.

"EE.UU. ha establecido relaciones diplomáticas con China desde hace 40 años, pero obstruye a otros países" en similares decisiones, criticó hoy en rueda de prensa el portavoz de AAEE chino Lu Kang, quien afirmó que esa conducta "no tiene fundamento".

Del mismo modo calificó el reciente hecho de que la presidenta taiwanesa Tsai Ying-wen, no reconocida como tal por China, "hiciera escala en Estados Unidos y condujera actividades públicas allí", durante su gira por Belice y Paraguay, países aliados de la isla.

"Pedimos a EE.UU. (...) que actúe de forma prudente y maneje adecuadamente estos casos para evitar dañar las relaciones chinoestadounidenses así como la paz y la estabilidad a ambos lados del estrecho" (de Formosa), concluyó el portavoz chino.

Tras el establecimiento de lazos entre Pekín y San Salvador, ayer martes, la embajadora de Estados Unidos en el país centroamericano, Jean Manes, calificó la ruptura de relaciones con Taiwán de "preocupante".

"Sin duda, esto impactará nuestra relación con el Gobierno" de El Salvador, advirtió Manes, cuyo país acoge una importante comunidad de inmigrantes salvadoreños.

Con la ruptura de las relaciones diplomáticas entre El Salvador y Taiwán, este lunes, solo Guatemala, Honduras y Nicaragua quedan en Centroamérica formando parte de los 17 países aliados de esa nación asiática.

El gobierno taiwanés acusó este martes a El Salvador de pedirle una “suma astronómica” de ayuda financiera y aseguró que la ruptura de lazos con ese país ha sido una decisión propia y no una injerencia de Pekín.

Todavía el lunes, una bandera de El Salvador permanecía en la oficina del Ministerio de Asuntos Exteriores en Taipei, Taiwán. EFE/ END

El ministro taiwanés de Asuntos Exteriores, Joseph Wu, anunció la ruptura por la mañana del martes en una rueda de prensa, al tiempo que sus homólogos chino y salvadoreño, Wang Yi y Carlos Castañeda, sellaban el establecimiento de relaciones en un encuentro en Pekín.

Wu anunció la suspensión de todos los proyectos de cooperación con El Salvador y aseguró que el Gobierno de ese país había exigido a Taiwán que financiara el proyecto de desarrollo del Puerto de La Unión y las elecciones presidenciales programadas para febrero de 2019.

El gobierno taiwanés, aseveró que “no estaba dispuesto a dar su consentimiento” y por eso decidió poner fin a 85 años de relaciones diplomáticas con la nación centroamericana.