•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, destacó hoy que la reducción de los índices de violencia y criminalidad en el país obedece al "éxito de la institucionalidad" en materia de seguridad.

"Pueblo que no aprende de su historia está condenado a volver a repetir los errores", sentenció Hernández al tiempo que sugirió que "no olvidemos la tragedia de haber sido el país más violento en la faz de la tierra porque, si no, puede volver a ocurrir", subrayó.

En la colocación de la primera piedra del Palacio Judicial en el departamento de Lempira, en el occidente de Honduras, el gobernante indicó que "la reducción drástica" de los homicidios es producto del esfuerzo de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), Policía Nacional, Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y las Fuerzas Armadas.

Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. END/ARCHIVO.

Señaló que en 2011 Honduras registraba 86 muertes por cada 100.000 habitantes y durante su Administración, que inició en 2014, logró reducirla a 42 por cada 100.000 habitantes.

"Hoy no estuviéramos celebrando si no hubiésemos bajado más del 50 por ciento en la tasa de homicidios. Ya no somos el país más violento del mundo. Ni Tegucigalpa y San Pedro Sula están dentro de las 25 ciudades más violentas del mundo", enfatizó.

Policías militares Honduras. END/EFE.

Resaltó, además, la gran gestión de la Policía Militar, la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas y la Fuerza Nacional Anti Extorsión, instituciones que han contribuido a "liberar al pueblo hondureño de los flagelos de violencia y crímenes".

"A todos los operadores de justicia quiero agradecerles, porque quiere decir que vamos por el camino correcto; falta mucho, pero tenemos que proyectarnos a futuro para ser un país referente en seguridad", añadió el jefe de Estado.

Este tipo de iniciativas en materia de seguridad "traerá empleo, inversión, prosperidad y oportunidades para que la gente viva en mejor condición", aseguró el presidente hondureño.