•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía de El Salvador localizó en una fosa clandestina un cadáver que se sospecha es de una agente desaparecida en diciembre pasado a manos de un compañero, informó hoy el director del cuerpo de seguridad, Howard Cotto.

"Tenemos fuertes indicios de haber encontrado el cadáver de nuestra compañera Carla Ayala", señaló en rueda de prensa Cotto, quien apuntó que el cuerpo fue localizado en una zona rural del municipio de San Francisco Javier, en el departamento occidental de Usulután.

 Lea: Autoridades salvadoreñas detienen 224 pandilleros y golpean sus negocios

El 29 de diciembre pasado, tras una "fiesta navideña", la policía Carla Ayala fue herida de bala por el agente del extinto Grupo elite de Reacción Policial (GRP) Juan Josué Castillo, quien luego huyó hasta el oriente salvadoreño llevándose a la lesionada.

"Se tiene información de que familiares de Juan José Castillo habrían participado en el enterramiento de Carla Ayala en el lugar donde ha sido encontrado la osamenta" y "las pruebas técnicas de ADN confirmarán que es el cuerpo de Carla Ayala", añadió Cotto.

 De interés: Detienen a un traficante que llevaba a joven salvadoreño a Estados Unidos

Son 11 personas, incluidas 7 agentes de la Policía, que enfrentan procesos penales por las lesiones, desaparición y presunto asesinato de Ayala, cuyo paradero se desconoce desde finales de 2017.

La Fiscalía, tras una serie de pruebas balísticas y la reconstrucción de los hechos, señaló el pasado 4 de junio que Ayala murió a causa de un disparo hecho por Castillo.

 Además: Iglesia salvadoreña acoge a migrantes nicas

"Hay elementos suficientes para establecer jurídicamente que hubo feminicidio y así hemos establecido, aunque no se haya encontrado el cuerpo, y además hay jurisprudencia nacional e internacional que apoyan esta moción", dijo la jefa de la Unidad Especializada Antipandillas, Guadalupe de Echeverría.

Según un informe de Amnistía Internacional (AI), los altos niveles de violencia y de feminicidios hacen de El Salvador uno de los países "más peligrosos" del mundo para las mujeres.