• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Defensoría de los Habitantes de Costa Rica solicitó este viernes una declaratoria de emergencia sanitaria por la cancelación de más de 2.000 cirugías y 40.000 citas médicas debido a una huelga indefinida de trabajadores que rechaza una reforma tributaria.

El ente realizó la petición ante el Ministerio de Salud porque considera que la situación en los centros médicos genera "un grave impacto en la salud de las personas" y no permite el pleno disfrute de los derechos fundamentales.

"Hay cientos de procedimientos técnicos de diagnóstico tales como laboratorio clínico, rayos x entre otros que no se han practicado, hechos que indiscutiblemente tienen un grave impacto en la salud de las personas, porque muchas de ellas son pacientes que requieren de la atención a tiempo de sus patologías", afirmó la Defensoría.

Los sindicatos, que hoy llegan al doceavo día de huelga, rechazan la reforma tributaria porque consideran que afectará en mayor medida a las clases media y baja, y a los trabajadores públicos debido que grava la canasta básica y a los recortes a pluses salariales que la iniciativa incluye.

La mayor afectación de la huelga se ha reportado en el área de salud, durante esos días, la falta de personal ha obligado a los hospitales a cancelar más de 2.000 cirugías y 40.000 citas médicas.

La otra área más afectada es la de educación, con un 50 por ciento de los centros educativos de primaria y secundaria cerrados.

La Defensoría explicó que considera que en aras de la protección del derecho a la salud de la población, se requiere que el Ministerio de Salud valore la posibilidad de la declaratoria nacional de emergencia sanitaria en la prestación de los servicios.

El defensor de los Habitantes, Juan Manuel Cordero, destacó que que la institución ha estado realizando inspecciones, monitoreos y acompañamientos a las personas para verificar la prestación o no de los servicios esenciales en los hospitales públicos del país, en los distintos niveles de atención.

La reforma fiscal tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento a un impuesto de valor agregado (IVA), con la misma tasa, pero que aumentará la cantidad de productos y servicios por gravar.

Los representantes del Gobierno y los grupos sindicales llevaban ayer tres días de intensas negociaciones, con la mediación de la Iglesia Católica, pero no han alcanzado un acuerdo que deponga la huelga.

Alvarado confiado

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, dijo ayer que está esperanzado en alcanzar un acuerdo con los sindicatos para que depongan la huelga en rechazo a un proyecto de reforma fiscal.

"Estoy esperanzado en que en las próximas horas logremos un acuerdo que deponga la huelga y abra un canal de comunicación franco con acuerdos para que Costa Rica pase esta situación", dijo Alvarado a los periodistas durante una gira en la provincia de Cartago (este).