•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Instituto Nacional Penitenciario de Honduras informó hoy de que investiga un incidente registrado esta madrugada en una cárcel de alta seguridad en el departamento de Santa Bárbara, en el occidente del país, en el que dos presos murieron a causa de heridas de arma blanca.

Los dos reos, identificados como Wilson Nahúm Fonseca y Elvin Josué Valladares, murieron "producto de varias heridas producidas por arma corto punzante hechiza (artesanal)", indicó el Instituto Penitenciario (INP) en un comunicado.

 Lea: Capturan en Honduras a un hombre acusado de violar a sus tres hijastras

Agregó que, de "manera inmediata", las autoridades de la cárcel capturaron al reo José Dionisio Rivas, como posible responsable de este hecho e investiga la presunta participación de otros presos.

El Instituto Penitenciario solicitó apoyo de la Dirección Policial de Investigaciones y Medicina Forense para que "realicen las diligencias investigativas y levantamiento cadavérico".

El INP lamentó las dos muertes y se solidarizó con sus familiares, y se comprometió a "colaborar para la aplicación de la justicia a las personas que resulten involucradas en el lamentable hecho".

 De interés: Detienen en Honduras a 30 indocumentados que se dirigían hacia Estados Unidos

El hecho se registró hacia las 04:28 hora local (10:28 GMT) en uno de los módulos del Centro Penitenciario conocido como "El Pozo", en Ilama, Santa Bárbara, señaló el INP.

Dos reos murieron y otros once resultaron heridos el pasado 30 de septiembre en una "reyerta" que se registró en una cárcel de alta seguridad en el departamento de El Paraíso, en el oriente de Honduras.

 Además: Reubican reos a cárceles de máxima seguridad en Honduras

En las cárceles de máxima seguridad, los reos están aislados y no se les permite ningún tipo de visitas, excepto de sus defensas cuando el caso lo amerite, según las autoridades hondureñas.

El sistema penitenciario de Honduras, compuesto por una treintena de cárceles, alberga a 17,712 presos, cuando su capacidad máxima es de 8,000, y menos de la mitad de los reclusos han sido sentenciados, según cifras oficiales.