• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • EFE

Las autoridades de Honduras congelaron hoy más de una treintena de bienes a un comisionado de la Policía acusado por cohecho y asociación ilícita, y detuvieron a un antiguo subcomisionado por los mismos delitos.

El Ministerio Público indicó en un comunicado que entre los bienes asegurados para que no puedan ser vendidos ni traspasados están siete viviendas, cuatro vehículos y una veintena de cuentas bancarias.

Señaló que el comisionado, al que no identifica pero según medios locales es Lorgio Oquelí Mejía, tiene nexos con el lavado de activos.

El Ministerio Público precisó que, según análisis económicos realizados al comisionado, "no se justifican más de 17 millones de lempiras (701.899 dólares) en su patrimonio, y no es congruente con el sueldo mensual devengado de 2012 a 2017, de 55.395 lempiras (2.287 dólares)".

En el requerimiento fiscal presentado por la Unidad Fiscal de Apoyo al Proceso de la Depuración Policial figuran seis policías activos y tres que fueron cesados, todos acusados por asociación ilícita y cohecho, delitos por los que también es acusado un comisario depurado, añadió.

Como parte de la operación, el exsubcomisionado José Elías Bustillo fue detenido este martes en la ciudad de La Paz, departamento del mismo nombre, acusado por los delitos de cohecho y asociación ilícita.

Entre 2012 y 2015 miembros de la Policía hondureña asignados al departamento de Choluteca (sur), fronterizo con Nicaragua, "solicitaban dinero a transportistas para que pudieran trasladar el ganado sin ningún tipo de inconvenientes, constituyendo tal acto como sobornos", precisó el organismo investigador.

"Estos cobros ilegales se intensificaron cuando el comisionado investigado fue nombrado como jefe departamental de la Policía en Choluteca", según la investigación.

De acuerdo a las investigaciones, los pagos se realizaban "en efectivo y provenían del dinero que manejaban los ganaderos, mismo que se entregaba en los diferentes puntos de control, entre ellos: Pavana, El Triunfo, Namasigüe y en algunas ocasiones en las Instalaciones de la Asociación de Ganaderos de Choluteca (AGACH)".

"Para realizar esta conducta y a partir de la designación del comisionado como jefe, se conformó una estructura criminal, de la que eran parte miembros de la Unidad Departamental de Prevención (UDEP) y de la Dirección de Servicios Especial de Investigación (DNSEI)", agregó el Ministerio Público.

Tras conocer la acusación, la Secretaría de Seguridad de Honduras indicó en un comunicado que la Policía apoyará "las acciones" del Ministerio Público.

"Asimismo, se prestará toda la colaboración para esclarecer el supuesto vinculo de seis policías activos y tres depurados (cesados) acusados por los delitos de asociación ilícita, cohecho y posibles sobornos", añade.

La Policía hondureña "cumple su compromiso de ejercer y aplicar la ley y reitera que no permitirá que acciones fuera de ley de sus funcionarios, dañen la imagen institucional y propicien la desconfianza de la población", precisa el comunicado de la Secretaría de Seguridad.

Más de 5.000 oficiales, incluidos seis generales, han salido de las filas de la Policía de Honduras, salpicada por casos de homicidios, narcotráfico y otros delitos, como parte de un proceso de depuración acelerado hace dos años por el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.