• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó hoy que comenzará a "recortar o reducir sustancialmente" la enorme ayuda exterior que Washington suministra de manera "rutinaria" a Guatemala, Honduras y El Salvador por no haber "impedido" la salida de la caravana de inmigrantes.

"Guatemala, Honduras y El Salvador no fueron capaces de hacer el trabajo de impedir que la gente saliese de su país y viniese de manera ilegal a EE.UU. Comenzaremos ahora a recortar, o reducir sustancialmente, la enorme ayuda extranjera que rutinariamente les damos", afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

El presidente Trump acusó hoy también a las autoridades mexicanas de ser "incapaces de detener" la caravana de inmigrantes procedentes de Honduras que se dirigen a la frontera sur de EE.UU, y aseguró que ha alertado a las Fuerzas Armadas al tratarse de "una emergencia nacional".

"Tristemente, parece que la Policía y los militares de México son incapaces de detener la caravana que se dirige a la frontera sur de EE.UU.", afirmó Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El mandatario subrayó que entre la caravana de inmigrantes se encuentran "criminales y ciudadanos desconocidos de Oriente Medio".

"He alertado a la Patrulla Fronteriza y las Fuerzas Armadas de que esto es una emergencia nacional. ¡Debemos cambiar las leyes!", agregó.

Según los últimos datos oficiales de USAID, correspondiente al año fiscal 2018, el Gobierno estadounidense entregó 15 millones de dólares en asistencia extranjera a Honduras, 52 millones a Guatemala y 20 millones a El Salvador.

Trump aprovechó, asimismo, la ocasión para atacar a la oposición demócrata en el marco de la campaña electoral de cara a los comicios legislativos del próximo 6 de noviembre.

"¡Cada vez que vean la caravana, o a gente viniendo ilegalmente, o intentando venir a nuestro país ilegalmente, piensen en los demócratas y cúlpenslos por no darnos los votos para cambiar nuestras patéticas leyes migratorias! ¡Recuerden las elecciones de medio mandato!", subrayó.

Hasta ahora, Trump había aplaudido las acciones de las autoridades mexicanas en su frontera con Guatemala para frenar la entrada en su territorio de este flujo de migrantes.

Anoche, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió en un comunicado que "Estados Unidos sigue de cerca la caravana de migrantes", y que muchos de ellos, en su "peligroso" viaje, están violando la soberanía de los países, sus leyes y sus procedimientos.

"Como el presidente Trump ha declarado, de conformidad con la ley de EE.UU., no permitiremos que los inmigrantes ilegales ingresen o permanezcan en Estados Unidos", aseveró.

La caravana de migrantes hondureños que se dirige a la frontera con Estados Unidos, llegó este domingo a la ciudad mexicana de Tapachula mientras las autoridades de migración les instan a regularizar su estatus legal.

Al menos 2.000 miembros de la caravana que lograron superar las exigencias migratorias impuestas por México salieron a primera hora del paso fronterizo de Ciudad Hidalgo (México) para una jornada a pie de unos 40 kilómetros hasta Tapachula, donde pernoctarán.

El objetivo de la caravana es alcanzar la frontera de México con Estados Unidos, lo que supone un recorrido de 2.000 kilómetros hacia la zona noreste o de casi 4.000 kilómetros si se opta por la ruta del noroeste que lleva a Tijuana.

El Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, confirmó que el total de migrantes llegados a su frontera sur del país ha sido de alrededor de 4.500.