• Guatemala |
  • |
  • |
  • EFE

La canciller guatemalteca, Sandra Jovel, aseguró hoy que no ha tenido ninguna comunicación oficial que le informe de las reformas a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) tras el acuerdo rubricado entre Estados Unidos y la ONU.

"Yo creo que la conversación se tiene que dar entre la ONU y el Gobierno de Guatemala, que son los firmantes del acuerdo. No hemos tenido ninguna comunicación de cuáles son esas reformas", aseguró la ministra de Relaciones Exteriores a los medios de comunicación.

La Cicig anunció el miércoles la firma de un acuerdo entre la ONU y Estados Unidos para la donación de 6 millones de dólares a la Comisión que incluía una serie de medidas, como el nombramiento de un comisionado adjunto, fortalecer los mecanismos de rendición de cuentas a la secretaría de Naciones Unidas, y reportes narrativos trimestrales a los donantes sobre los avances del trabajo.


La canciller guatemalteca piensa que la ONU le estará comunicado estas decisiones a la "brevedad posible", y cree que el comisionado adjunto será el que "reemplazará posteriormente" al actual titular, el abogado colombiano Iván Velásquez, a quien el Gobierno de Guatemala le prohibió la entrada en el país.

Jimmy Morales y la Cicig, un año de tensas relaciones

"Espero que eso sea lo que se ha conversado", acotó, e insistió en que Naciones Unidas debe presentar la lista de candidatos para sustituir a Velásquez y que así Guatemala pueda decidir "si es la persona correcta".

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales
El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, anunció el pasado 31 de agosto que no renovaría el mandato del organismo de las Naciones Unidas, que vence en septiembre de 2019, por entender que se ha convertido en una especie de estructura paralela similar a las que tiene que combatir en el país.

Jimmy Morales señala a exfiscal de investigarlo por aspiraciones políticas

Días después desconoció al jurista colombiano Iván Velásquez como su comisionado y aprovechando que se encontraba en una gira de trabajo en Washington le prohibió el ingreso, aunque la ONU aseguró que seguía en el cargo y que tenía que nombrar a un adjunto para que pudiera entrar al país.