•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El procurador de los Derechos Humanos de Guatemala (ombudsman), Jordán Rodas, pidió este domingo a las autoridades de ese país respetar y resguardar a miles de hondureños que intentan cruzar la frontera con México y llegar a pie a Estados Unidos.

"En cumplimiento del mandato constitucional, el procurador hace un llamado urgente a todas las instituciones que por sus funciones deban proveer los servicios necesarios para que resguarden la integridad de las personas hondureñas durante su permanencia en suelo guatemalteco", indicó Rodas un comunicado.

 Lea: Gobierno dice que hondureños persuadieron a salvadoreños para migrar a estados Unidos

La nota indica que delegados de las instituciones migratorias "han observado que las condiciones de tránsito de las personas migrantes provocan daños físicos y psicológicos, además de colocar en riesgo grave a niños, adolescentes, mujeres, personas con discapacidad y personas mayores, quienes requieren atención integral".

Este domingo, unos 2,000 hondureños entre niños, mujeres, hombres y adultos mayores, según organizaciones humanitarias, esperan dejar el territorio guatemalteco y cruzar a suelo mexicano.

 De interés: Unos 4,067 inmigrantes hondureños de caravana hacia Estados Unidos han retornado

Los hondureños permanecen en el municipio guatemalteco de Tecún Umán y aguardan a que las autoridades mexicanas les permitan el acceso e ingresar al poblado mexicano de Ciudad Hidalgo a través de un puente internacional.

Estos 2,000 migrantes hondureños forman parte de otros grupos que han emulado una primera travesía de miles de sus compatriotas, escapando de la violencia, la pobreza y desempleo que golpea su país en un largo y peligroso viaje para llegar a Estados Unidos.

 Además: Caravana de migrantes hondureños se reagrupa en sur de México

Los grupos fragmentados avanzan a pie o aventón y buscando llegar a diferentes pasos fronterizos con México, en especial el de Tecún Umán.

La primera caravana de hondureños, que salió el 13 de octubre, marcha por el sur de México con alrededor de 7.000 personas, de acuerdo a estimaciones de la ONU, aunque organizadores estiman que centenares se han quedado en el camino.