•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Honduras y Guatemala instaron este lunes al Triángulo Norte centroamericano, México y EE. UU. a investigar a los "responsables" de la movilización irregular de miles de personas y aseguraron que la ayuda que Washington le concede a la región la administran agencias estadounidenses.

Los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, y Guatemala, Jimmy Morales, se reunieron este lunes en Tegucigalpa y tras más de dos horas hicieron la petición en una comparecencia ante la prensa.

"Nuestro gobierno considera que los países del Triángulo Norte, México y Estados Unidos debemos darle alta prioridad a la

investigación de los responsables de las movilizaciones irregulares", indicó Hernández, acompañado de Morales.

Destacó que el Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador), México y EE. UU. deben "aplicar la ley con severidad a quienes organizan, incitan o promueven con fines políticos y criminales" movilizaciones irregulares "violentando las leyes migratorias de múltiples países".

"La cooperación técnica en este asunto debe ser con un enfoque de acción entre los países afectados para avanzar en base a la ley y las evidencias con las acciones procesales correspondientes", explicó Hernández.

Señaló que el flujo de migrantes "extra continentales, principalmente de África" por Centroamérica representa "números importantes" y aseguró que en la región "no están preparados para un manejo de volúmenes de personas de esa dimensión".

Sin embargo, el gobernante hondureño dijo que, si el Triángulo Norte, México y Estados Unidos trabajan "en la paz, la prosperidad y las oportunidades de nuestra región, estaremos haciendo la mejor inversión para nuestros pueblos".

Hernández agradeció a Morales el "apoyo irrestricto" de Guatemala, así como al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, al "retorno seguro" de compatriotas que han decidido desistir de viajar hacia Estados Unidos de manera ilegal.

Aseguró que "la mayoría de los hondureños" que salieron en la caravana han retornado "al darse cuenta del engaño" gracias a las "acciones conjuntas" de Honduras, Guatemala y México.

Además, agradeció a los pueblos de Guatemala y México por "tratar con dignidad" a los migrantes hondureños, y señaló que al 2 de noviembre han retornado al país "más de 6,500" compatriotas.

Destacó que los migrantes hondureños en su país enfrentan "dificultades" y la "necesidad de cualquier ser humano de desarrollarse en su plenitud, porque todos tienen sueños de superación, quieren mejores condiciones de empleo, prosperidad y seguridad".

Lamentó que grupos, a los que no identificó, han promovido "una migración desordenada e insegura, sin seguir los procedimientos migratorios" y exhortó a los países a no "restar importancia a esto que ha ocurrido, (pues) se ha puesto en peligro la vida de tantas personas" y deja al menos tres hondureños muertos.