• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

Más de 100 pescadores participan hoy en el primer Congreso nacional de pescadores artesanales y molusqueras en pequeña escala de Costa Rica, con el objetivo de destacar el trabajo sostenible que ellos realizan.

La actividad, impulsada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), busca evidenciar los aportes del sector pesquero a la seguridad alimentaria y nutricional, al desarrollo de las economías locales, así como al aprovechamiento sostenible de los recursos marinos y la conservación.

"Es una oportunidad de brindarle voz y protagonismo a nuestro sector pesquero artesanal en pequeña escala, que se organiza y merece que el Gobierno reconozca todo el trabajo que ha realizado en la trasmisión del invaluable conocimiento tradicional y la contribución al crecimiento de la economía", dijo la coordinadora de la Red de Áreas Marinas de Pesca Responsable, Sonia Medina.

La actividad, impulsada por la FAO, busca evidenciar los aportes del sector pesquero a la seguridad alimentaria y nutricional. ARCHIVO/END.

Datos del estatal Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura indican que la pesca genera aproximadamente 14,800 empleos en las operaciones de captura, mientras que las plantas de proceso, pescaderías y comercialización producen 3,216 empleos.

El coordinador residente de la FAO en Costa Rica, Octavio Ramírez, explicó que "no se puede omitir la contribución de la pesca artesanal en términos creación de empleo, ingresos y suministro de alimentos", ya que su aporte es "vital para la seguridad alimentaria y como medio de subsistencia para la población rural y costera".

Fotografía referencial. CORTESÍA/END.

Las autoridades quieren promover políticas públicas diferenciadas para los pescadores de pequeña escala en relación con otras pesquerías, además de mecanismos que permitan la formalización del sector pesquero, acceso a nuevos mercados, generación de alianzas público-privadas y rescatar el gran aporte.

Además de visibilizar la contribución de las poblaciones indígenas y afrodescendientes en la pesca artesanal, en la preservación del medio ambiente y las tradiciones culinarias que impulsan una alimentación nutritiva y saludable.

En la actividad, los expertos destacaron que las poblaciones indígenas costarricenses rescatan del mar los tintes del caracol púrpura para teñir sus textiles y así aumentar el valor agregado de sus productos y obtener mayores ingresos. Sin embargo, muchos de estos pueblos no cuentan con facilidades o acceso a los territorios donde estos recursos se encuentran y sus prácticas ancestrales ni siquiera son reconocidas.