• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • EFE

Un tercio de los 250.000 desplazados internos de Centroamérica a raíz de la violencia son de El Salvador, dijo hoy la jefa de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en el país, Elisa Carlaccini.

Diferentes "estudios de caracterización" realizados por Acnur y los estados centroamericanos dan cuenta de que en la región se han visto obligadas a abandonar sus hogares unas 250.000 personas, "un tercio de las cuales se estima que estén en El Salvador", dijo Carlaccini a periodistas sin más precisiones.

Añadió que un estudio conjunto con el Ministerio de Justicia salvadoreña "estima que el 1,1 por ciento de la población salvadoreña ha sido forzada a desplazarse" entre 2006 y 2016, porcentaje que representa a más de 70.000 personas.

"Hay que tomar medidas de protección y de respuesta efectiva a las necesidades de estas personas" y "es el momento justo para que se puedan poner en marcha los mecanismos para responde a esa situación", acotó Carlaccini.

Sostuvo que estas personas necesitan "acceso a los derechos más básicos y a la asistencia humanitaria desde el primer día, hasta llegar a una definición de soluciones", para "poner fin a ese ciclo de desplazamiento" y "pueden reconstruir una vida digna dentro del país".

Detalló que estas cifras solo incluyen a las personas que se desplazan y mantienen dentro del país, mientras que los datos de las víctimas que migran "son difíciles de estimar de manera exacta" pero que "confirman" que la cifra de salvadoreños que han salido del país son mayores.

Estas declaraciones se dieron en el marco de un foro sobre la incorporación de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos a las Legislaciones Nacionales de Colombia, El Salvador y Honduras.

Según expertos de la organización centroamericana de derechos humanos Cristosal, la "violencia generalizada" ha llevado al país a registrar una epidemia de jóvenes desplazados, principalmente por el accionar de las pandillas.

bb

La oficial regional de Monitoreo de Desplazamiento Forzado de Cristosal, Rina Montti, explicó en julio pasado a Acan-Efe que entre 2016 y marzo de 2018 registraron un total de 675 niños, adolescentes y jóvenes menores de 25 años que tuvieron que huir de sus hogares por la criminalidad.

Sostuvo que han calculado una tasa de 10,1 jóvenes de entre 18 y 25 años por cada 100.000 habitantes de ese rango de edad que se han desplazado forzosamente por la inseguridad.