• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, declaró hoy que su Gobierno tiene un compromiso en la lucha contra el tabaco y negó que haya cedido a presiones de empresas tabacaleras, en medio de una polémica por el cambio en el cargo de ministro de Salud.

"Quiero reafirmar nuestro compromiso con la prevención del consumo del tabaco. Así lo hemos demostrado con acciones contundentes al implementar una normativa más rigurosa que vela por el bienestar de las personas", manifestó el mandatario en un vídeo en sus redes sociales.

El pasado viernes, el Gobierno anunció en un comunicado la renuncia de la ministra de Salud, Giselle Amador, y atribuyó la decisión a motivos de salud.

Sin embargo, Amador declaró después a los medios locales estar bien de salud y que su salida se debió a un acuerdo con el presidente Alvarado, quien quería darle "otro rumbo" a la institución.

En redes sociales circularon versiones anónimas, reproducidas por diputados de oposición como José María Villalta, del izquierdista Frente Amplio, que señalaban que la funcionaria había sido removida del cargo porque firmó una directriz que generó disgusto en las compañías tabacaleras.

Esa directriz prohíbe la exposición de los cigarrillos en puntos de venta y es acorde con la "Ley para el Control de Tabaco y sus efectos nocivos en la salud", vigente en el país desde el 2012.

"Hemos demostrado con acciones que mi Gobierno y yo particularmente, tomamos decisiones privilegiando el interés superior de la población y no respondiendo a presiones de ningún sector, como lo han sugerido rumores infundados", manifestó hoy el presidente Alvarado.

El presidente Carlos Alvarado.

El Gobierno anunció el miércoles al médico Daniel Salas como nuevo ministro de Salud, a quien el mandatario Alvarado calificó como "un experto en salud pública, un profesional con mucha experiencia y comprometido con la lucha antitabaco".

La ley antitabaco de Costa Rica establece un impuesto a los cigarrillos para contribuir a cubrir los gastos en el sistema de salud, obliga a colocar información preventiva en las cajetillas y prohíbe la publicidad y el fumado en sitios públicos, entre otras disposiciones.

El impuesto le genera al Estado cerca de 60 millones de dólares anuales que son destinados a los servicios de salud y a campañas de prevención del fumado Datos oficiales indican que el sistema público de salud de Costa Rica gasta anualmente unos 230 millones de dólares en la atención de males asociados al tabaquismo.

Es este país de 5 millones de habitantes, hay unos 434.000 fumadores, y cada año mueren unas 8.300 personas por causas asociadas al tabaquismo.