•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Rusia fue incorporada como miembro observador del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), durante la 52 reunión ordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de este organismo, celebrada en Belice.

Vinicio Cerezo, secretario general de este órgano de la región, sostuvo que Centroamérica vuelve a estar inmersa en una disputa geopolítica y necesita “apostar a un nuevo modelo de desarrollo” para vencer la pobreza y modernizarse.

Junto a Rusia, fueron incorporados como nuevos observadores en el SICA, los países de Canadá, Bolivia, Suecia, Egipto, Georgia y el Organismo Internacional de la Juventud.

El anuncio del SICA admitiendo a Rusia como país observador. Cortesía/END

“Esperamos que los observadores que ahora se incorporan se conviertan en nuestros aliados en el fortalecimiento del proceso de integración y para el desarrollo económico y social de la región”, señaló Cerezo, según una nota de prensa del SICA.

Estos países observadores “podrán participar en la Reunión de Presidentes y en el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, así como en otros espacios del proceso de integración, para establecer agendas conjuntas en materia de diálogo político, desarrollo sostenible y cooperación”.

La inclusión de Rusia y las otras naciones como observadores fue una decisión tomada en consenso por los países miembros del SICA, que ahora tendrá 30 países observadores.

El problema de la migración

Cerezo reconoció las dificultades de migración y violencia social que actualmente atraviesa Centroamérica, al momento de presentar un informe resumido de los logros del SICA en los últimos meses.

“Se trata de un momento crucial en Centroamérica. Nos enfrentamos a viejos y nuevos desafíos, frente a problemáticas estructurales y otras ocasionadas por el cambio climático y la violencia social, que generan explosión y siguen obstaculizando el camino para crear una sociedad justa”, expresó.

El SICA celebró una cumbre. Cortesía/END

“Como si fuera un Déjà Vu ”, dijo Cerezo tras señalar que la región  “vuelve a estar inmersa en una disputa geopolítica y la violencia cobra vidas de centroamericanos, todo eso y más demuestran que la región necesita repensarse, necesita apostar a un  nuevo modelo, un nuevo plan de desarrollo que inspire consensos políticos y políticas públicas, además de nuevas alianzas estratégicas”.

Reconoció que “no puede haber desarrollo en nuestra región mientras parte de nuestra población vive en condiciones de pobreza, desigualdad y explosión social”.

Alianzas público privadas

Cerezo destacó que “las alianzas público privadas y con la academia” son “necesarias para que la región pueda invertir en la modernización de la infraestructura económica, para ellos es necesario la acción conjunta entre el Estado y la empresa privada, no sólo por la necesitad de recursos, sino también  en procura de la eficiencia de la inversión pública”. 

La cumbre del SICA. Cortesía/END

“Ese plan nuevo de desarrollo requiere un abordaje diferente, que genere otras condiciones en la dinámica de la región. Este es un llamado a la reflexión”, insistió.

“Se necesita”, agregó Cerezo “restablecer el diálogo político de los presidente para ver en profundidad los problemas de la región, esto implica liderazgo y dialogo político del más alto nivel para romper con la inercia del sistema y llenarlo de vitalidad”.