•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 20 mujeres acusadas de abortar están encarceladas en El Salvador, uno de los países que prohíbe todas las formas del aborto, dijo hoy la activista Alejandra Burgos.

La representante de la Red Salvadoreña Defensoras de Derechos Humanos señaló, durante una conferencia de prensa, que estas mujeres se encuentran en distintas cárceles del país "con diferentes tipos de procesos judiciales", de los que no se brindaron detalles.

 Lea: Matrimonio gay y aborto terapéutico viven horas cruciales en Costa Rica

Burgos apuntó que se seguirá "luchando" para que estas mujeres sean liberadas, al igual que el caso de Imelda Cortez, una joven de 20 años de edad quien fue juzgada por el delito de intento de homicidio por supuestamente abortar a una niña producto del abuso sexual por parte de su padrastro.

La activista subrayó que "la situación de la absoluta penalización del aborto en el país ha dejado en evidencia que esta ley únicamente se aplica a mujeres en situación de pobreza".

 De interés: El papa compara el aborto con las prácticas nazis pero "con guante blanco"

"El caso de Imelda debe de ser un antecedente importante para la sociedad, para los operadores de justicia y para los diputados para que aprueben una reforma penal que permita la despenalización del aborto", añadió.

El Salvador es uno de los pocos países del mundo en los que el aborto está prohibido en todas las circunstancias, y donde las mujeres que sufren complicaciones del embarazo, que provocan abortos espontáneos o emergencias obstétricas, son a menudo acusadas de homicidio agravado por la Fiscalía.

 Además: Grupo católico propone despenalizar el aborto en Perú en casos de violación

En octubre de 2016, el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) propuso al Congreso la despenalización del aborto en los casos en que exista violación, riesgo de muerte de la madre o inviabilidad fetal.

No obstante, entidades que promueven la despenalización del aborto han señalado que esta iniciativa tiene pocas probabilidades de avanzar dado que la derecha, que se opone a la reforma, tiene la mayoría de los escaños del Congreso.