•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un total de 1.013 privados de libertad en Costa Rica se graduaron este 2018 de programas de primaria, secundaria, alfabetización, de la universidad o cursos, informó hoy el Ministerio de Justicia y Paz.

Las autoridades costarricenses indicaron que durante el 2018, la población estudiantil activa en centros penales fue de 6.420, lo que representa el 42 por ciento de los privados de libertad.

Lea: Una mujer de Estados Unidos ha sido arrestada más 170 veces en 23 años

En este diciembre al término del año lectivo se graduaron 863 presos en los distintos programas de primaria, secundaria, alfabetización y universidad, mientras que 150 personas recibieron cursos de extensión como explorador de Windows, word básico, powerpoint, excel y documentos digitales.

El privado de libertad Ernesto Morales, quien culminó el tercer año de secundaria, destacó que para él es un día especial ya que se trata de "un paso muy importante para nuestras futuras reinserciones sociales, culturales y académicas".

También: Narcotraficante guatemalteco condenado a 372 años de cárcel por 13 asesinatos

"Le damos gracias a las personas que han creído en nosotros, depositando su tiempo, conocimiento y fe en ver en nosotros seres humanos que cometimos un delito sí; sin embargo, no significa que no podamos retomar nuestras vidas y convertirnos en ciudadanos ejemplares, respetuosos, esforzados y responsables con nuestra sociedad y con nuestras familias", indicó Morales.

Durante las actividades de graduación, asistieron familiares y amigos de los graduandos, así como funcionarios y educadores de las diferentes instituciones que contribuyeron a que los privados de libertad culminaran con éxito sus estudios.

El jefe del Área Educativa del Instituto Nacional de Criminología, Rodolfo Ledezma, destacó la importancia de la superación académica de la población privada de libertad y reconoció la participación, responsabilidad y compromiso de cada una de estas personas.

De interés: Al menos 200 detenidos en megaoperativo contra el crimen organizado en Brasil

"Nuestra meta es ampliar los horarios para que la población privada de libertad pueda estudiar después del trabajo. La educación es una herramienta que les permite prepararse para el egreso de prisión", manifestó Ledezma.