•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONG Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) manifestó hoy su esperanza de que la liberación de la joven Imelda Cortez, acusada penalmente por aborto en El Salvador, sirva para que ese país revise lo que considera una "política de persecución" hacia las mujeres.

"La resolución por el caso de Imelda puede ser un punto de inflexión que permita una revisión de la política de persecución criminal que ha truncado la vida a decenas de mujeres", indicó el Cejil en un comunicado.

Lea: Unas 20 mujeres acusadas de aborto están encarceladas en El Salvador

La organización defensora de derechos humanos indicó que la decisión judicial "es una interpelación para que se revise la normativa que prohíbe la interrupción del embarazo en cualquier circunstancia" en El Salvador.

Imelda Cortez (2-dcha) sufrió desde los 12 años de edad abuso sexual por parte de su padrastro, quien también la embarazó. EFE/END

"Esta prohibición absoluta está a la base de la conducta de un Estado que lejos de proteger a una joven como Imelda, sobreviviente de violencia sexual durante años, la criminaliza", manifestó el Cejil.

También: Dejan en libertad a la joven Imelda Cortez juzgada en El Salvador por abortar

Imelda Cortez, una joven de 20 años, fue liberada por un tribunal el pasado lunes tras ser juzgada por el delito de intento de homicidio porque supuestamente abortó a una niña, producto del abuso sexual de su padrastro.

El juez del Tribunal de Sentencia de la localidad de Usulután (oriente), Hugo Noé García, absolvió de los cargos de intento de homicidio a Cortez, quien estuvo en prisión año y medio.

"En síntesis y luego de todos los elementos expuesto lleva a este juez a emitir un fallo absolutorio a favor de Imelda Cortez", señaló García durante la lectura del fallo.

El juez dijo que la "joven no actuó con dolo" y, de acuerdo con los informes médicos, "sufrió una grave perturbación de la conciencia luego de expulsar a su hija en una letrina".

De interés: Salvadoreña juzgada por aborto pacta cambio de delito para obtener pena leve

Según el relato difundido por las organizaciones que apoyan a Cortez, ella sufrió desde los 12 años de edad abuso sexual por parte de su padrastro, quien también la embarazó, y es procesada desde abril de 2017 por el delito de tentativa de homicidio agravado.

El Salvador es uno de los pocos países del mundo en los que el aborto está prohibido en todas las circunstancias, y donde las mujeres que sufren complicaciones del embarazo, que provocan abortos espontáneos o emergencias obstétricas, son a menudo acusadas de homicidio agravado por la Fiscalía.

Cejil espera que el caso de Imelda sirva para que El Salvador revise lo que considera una "política de persecución" hacia las mujeres. EFE/END

"Desde Cejil celebramos esta decisión, por cuanto pone fin a la privación de libertad de esta joven, que se sostuvo injustamente por 18 meses", afirmó la organización.

Cejil lamentó que "el caso de Imelda no es único" y que a pesar de la satisfacción que genera su libertad, "aún queda un importante camino para asegurar que a muchas otras mujeres que han sido criminalizadas en situaciones similares se les garanticen sus derechos".

"Esperamos que la decisión emitida por el tribunal permita avanzar en una discusión centrada en la protección de los derechos de las niñas y mujeres salvadoreñas para que la historia de Imelda no se repita nunca más", expresó la organización.