• Panamá |
  • |
  • |
  • EFE

La cúpula de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) solicitó hoy a sus afiliados "soluciones creativas" para que las empresas puedan participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y así no se vean afectadas en su productividad y desempeño.

El tesorero de la CCIAP, José Ramón Icaza, declaró que el país debe aprovechar de dar una imagen positiva ante la visita de los peregrinos y turistas, que esperan generen una derrama económica.

Lea: Panamá lista para recibir peregrinos en Jornada Mundial de la Juventud 2019

"Invitamos a nuestros miembros y a los empresarios en general a buscar formas creativas y flexibles para que sus colaboradores puedan participar de la JMJ", declaró en cuanto a la participación del evento eclesiástico que se celebrará del 22 al 27 de enero en la capital panameña.

El papa Francisco llegará a Panamá el 23 de enero. EFE/END

Icaza enfatizó que es fundamental que cada sector económico tome sus propias decisiones de cómo operar en el evento, pero sin paralizar sus actividades.

También: Gobierno de Panamá cerrará por 3 días para ayudar a movilidad urbana en JMJ

El tesorero, que participó de una reunión con representantes de del gremio y autoridades del Gobierno que dieron detalles sobre la cadena de distribución en comercios, movilidad urbana y seguridad ciudadana en el distrito de Panamá y San Miguelito en la JMJ, agregó que se están tomando en consideración los planes logísticos.

El país acogerá uno de los eventos más importantes de la Iglesia católica, que cada tres años reúne a miles de jóvenes de todo el mundo con el papa.

La visita de Francisco, que llegará a Panamá el 23 de enero, ha generado un inmenso interés no solo en este país sino en todo Centroamérica, ya que el último pontífice que viajó a la región fue Juan Pablo II en 1983.

De interés: Panamá detalla avances en transporte y salud para peregrinos en la JMJ

La agenda del papa Francisco incluye misas masivas y reuniones con el Gobierno panameño y el obispado centroamericano, además de visitas a un penal para jóvenes y a un albergue social regentado por la Iglesia.

A la actividad se prevén que asistan cerca de medio millón de personas, entre peregrinos, sacerdotes, monjas y periodistas.