• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • EFE

La Cancillería de El Salvador aseguró hoy, en respuesta a una publicación del presidente de EE.UU., Donald Trump, que el país realiza "importantes esfuerzos" para frenar la migración irregular.

"El Salvador ha impulsado numerosas acciones con miras a disminuir la migración irregular y a contribuir al combate del tráfico de personas", señaló la cartera de Estado en un comunicado de prensa.

Explicó que el país ha "llevado a cabo importantes esfuerzos y avances de carácter económico y social, en línea a los acuerdos enmarcados en el Plan de la Alianza para la Prosperidad", pactado con Honduras, Guatemala y Estados Unidos.

"Hemos invertido una cantidad significativa de fondos y en la que trabajamos junto a otras naciones con la finalidad de disminuir la migración irregular, la cual por parte de El Salvador ha presentado una reducción relevante del 60 por ciento este año", acotó la Cancillería.

Sostuvo que busca "la generación de oportunidades y empleo" con la "formulación del Plan de Desarrollo Integral que está siendo elaborado junto a Guatemala, Honduras y México, con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)".

La cartera de Estado también explicó que sus embajadas y consulados han "buscado facilitar la protección a los derechos humanos y el retorno asistido" de los salvadoreños que salieron del país en caravanas y que más de 1.000 personas que "han regresado".

Trump reiteró este viernes que EE.UU. recortará "toda" la ayuda económica que concede anualmente a Guatemala, Honduras y El Salvador como represalia por la llegada de caravanas de inmigrantes a territorio estadounidense.

"Honduras, Guatemala y El Salvador no están haciendo nada por EE.UU., sino que se están llevando nuestro dinero. Se dice que se está formando una nueva caravana en Honduras y no están haciendo nada al respecto. Cortaremos toda la ayuda a estos 3 países, ¡se han aprovechado de EE.UU. durante años!", dijo Trump en Twitter.

Desde octubre pasado, al menos 9.000 centroamericanos, principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras, entraron a México en varias caravanas para dirigirse a la frontera con EE.UU. a pedir asilo, y miles de ellos todavía están esperando en la ciudad fronteriza de Tijuana.