•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de seguridad de El Salvador detuvieron este miércoles al menos a 64 supuestos pandilleros, la mayoría de la Mara Salvatrucha (MS13), acusados de perpetrar dos masacres y desaparecer a siete personas, informaron fuentes oficiales.

La jefa de la Unidad Fiscal Especializada Antipandillas y Delitos de Homicidios del Ministerio Público, Guadalupe de Echeverría, informó de que este operativo busca hacer efectivas 283 órdenes de capturas contra pandilleros en la zona occidental y central del país.

Lea: Alza de la violencia en El Salvador tiene un fin electoral, dice el Gobierno

Explicó que la Fiscalía da por resueltas con estas detenciones dos cuádruples y un triple homicidio y la desaparición de al menos siete personas, quienes fueron asesinadas y sus cuerpos serán exhumados.

El Gobierno ha incrementado las acciones de la Policía con la intervención de comunidades con presencia de pandillas. EFE/END

Por su parte, la Policía Nacional Civil (PNC) explicó que en los departamentos de Ahuachapán (oeste) y La Libertad (centro) fueron arrestadas 12 personas, incluido un jefe de varias células de pandillas y que estuvo involucrado en un tiroteo en el que resultó herido un soldado el 17 de enero pasado.

También: Salvador Sánchez Cerén dice que seguirá "firme" en lucha contra el crimen

El cuerpo de seguridad añadió que también fueron capturados tres "mareros" relacionados con el asesinato de un custodio de prisiones en el año 2018.

En los departamentos de Santa Ana (noroeste) y Sonsonate (oeste) las autoridades detuvieron a 26 y 23 miembros de pandillas, respectivamente, mientras que 34 personas que guardan prisión por otros delitos fueron notificadas de que enfrentarán más cargos relacionados con esta operación.

En lo que va de 2019 se registran al menos 8 agentes asesinados, un empleado de la Policía y un oficial del Ejército. EFE/END

El ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, dijo a periodistas que estas detenciones son "el resultado del incremento de la operatividad de la PNC" a raíz de un incremento de los homicidios y ataques contra los miembros de los cuerpo de seguridad.

Ramírez Landaverde aseguró que estas acciones de seguridad han permitido a las autoridades "parar la campaña criminal" impulsada por las pandillas para incrementar los asesinatos.

De interés: Claves del alza de homicidios en El Salvador antes de las elecciones

Explicó que hasta el 22 de enero se registran 232 homicidios, cifra idéntica a la registrada en el mismo lapso de 2018 y que "da la posibilidad de seguir en la ruta de la reducción, que ha sido la característica del trabajo de seguridad en los últimos cuatro años".

Según el director de la Policía salvadoreña, Howard Cotto, la pandilla MS13 ha encabezado una "acción deliberada" de subir la cifra de asesinatos con las muertes de miembros y colaboradores disidentes o de bandas contrarias, situación que generó un incremento del 5,5 por ciento en los homicidios.

Estos hechos llevaron al Gobierno a suspender las licencias a los policías para incrementar los operativos en las comunidades con presencia de pandillas, acciones que dejaron el fin de semana a más de 300 personas detenidas.

El Gobierno responsabiliza a las "maras" de los altos índices de homicidios, de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes entre 2015 y 2018, cifras que ponen a la nación centroamericana como uno de los países más violentos del mundo.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones.