• Panamá |
  • |
  • |
  • EFE

Más de 110.000 personas, entre peregrinos, religiosos, voluntarios y periodistas, participan en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que este jueves celebra su primera misa masiva oficiada por el papa Francisco.

El comité organizador del evento informó este jueves que hasta el miércoles un total de 110.584 habían retirado sus acreditaciones de participación en la Jornada, que comenzó oficialmente el martes con una misa de bienvenida a los jóvenes peregrinos venidos de 150 países.

Lea: El papa pide "transparencia" y "honestidad" de los Gobiernos desde Panamá

De acuerdo a los datos oficiales, del total de personas que participan en el evento, 85.884 son peregrinos, 450 obispos, 2.250 sacerdotes, 19.500 voluntarios y 2.500 periodistas.

Miles de personas aguardaban esta tarde bajo el ardiente sol panameño la llegada de Francisco al llamado Campo Santa María La Antigua, un espacio habilitado con una gran tarima de 8 metros de altura y pantallas gigantes ubicado en el moderno paseo marítimo de la Ciudad de Panamá.

El programa de la llamada ceremonia de bienvenida del santo padre a la JMJ incluye un recorrido de Francisco de 25 minutos entre la multitud, tras el cual será recibido por cinco jóvenes de los cinco continentes que lo acompañarán en el ascensor que tomará para llegar a lo alto de la tarima.

También: Papa pide esfuerzos para evitar "sufrimiento" a los Venezolanos

El sumo pontífice recibirá una artesanía indígena como obsequio de parte de deportistas panameños, escuchará cantos de niños y tras estas y otras actividades, iniciará su alocución, la primera ante los peregrinos de la JMJ.

Francisco llegó a Panamá el miércoles, donde fue recibido por una multitud entusiasta que tomó varias calles de la capital acondicionadas para el paso seguro del papamóvil.

Este jueves en la mañana cumplió una agenda en el palacio de gobierno panameño, donde conversó en privado con el presidente del país, Juan Carlos Varela, para luego ofrecer un discurso ante personalidades política y sociales y reunirse también con los obispos centroamericanos.

De interés: El papa denuncia que los feminicidios son una plaga en Latinoamérica

A los obispos de Centroamérica, una región sumida en la pobreza y abatida por la violencia y el crimen organizado, les pidió que "roben" los jóvenes a la calle y a la cultura de la muerte, y que sean una Iglesia que esté cerca del sufrimiento de su gente.

El papa permanecerá hasta el próximo domingo en el país centroamericano, donde visitará un centro de menores en conflicto con la ley y se reunirá con los miles de voluntarios de la JMJ, además de participar en una vigilia y un viacrucis, entre otros actividades.