•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco pidió el domingo una salida pacífica para la “grave situación” en Venezuela, al cierre de su visita a Panamá en la que denunció el drama de los migrantes y la crisis interna de la Iglesia por el escándalo de los abusos sexuales.

Antes de su regreso a Roma, en horas de la tarde, el Papa celebró una misa multitudinaria para clausurar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Francisco exhortó a las nuevas generaciones de católicos a no dejarse “adormecer” e impedir que sus sueños pierdan “vuelo”.

Destinado en principio a tratar el drama de los migrantes, el viaje del pontífice tuvo dos inesperados coprotagonistas: la compleja situación en el país petrolero, y el impacto del bochornoso expediente de abusos sexuales y su encubrimiento en el clero.

 ​​Papa cierra visita a Panamá preocupado por Venezuela y escándalo en iglesia

Durante la oración del Ángelus de este domingo, el jefe del Vaticano clamó por una “solución justa y pacífica” en Venezuela, sumergida en una grave crisis que divide a las potencias del mundo, así como condenó el “odio terrorista” en Colombia tras un reciente ataque con coche bomba.

 ​​El papa pide que se busque una solución justa y pacífica en Venezuela

En pleno colapso económico, Venezuela entró en una peligrosa escalada de tensiones, a raíz del rechazo internacional al gobierno de Nicolás Maduro y la autoproclamación del jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, como presidente interino. 

El papa se dirige a los jóvenes en el último día de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. EFE/END

En su mensaje de este domingo, Francisco evitó alinearse con algún bando, una posición que contrasta con los duros cuestionamientos que ha formulado contra el chavismo en el poder la Conferencia Episcopal Venezolana.

Iglesia herida

En su encuentro de cinco días con los jóvenes católicos, Francisco llamó la atención sobre la corrupción política, la “plaga de los femicidios” y el acoso a los migrantes en América Latina.

Unas 700,000 personas -según la organización de la JMJ- asistieron este domingo a la última misa del Papa en el Metro Park, un área descubierta en las afueras de Panamá.

 ​​Presidente de Costa Rica espera del papa un mensaje de paz y optimismo

El presidente anfitrión y los de Colombia, El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Portugal -país que acogerá la edición de la JMJ en 2022-  también se hicieron presentes.

La víspera, en un mensaje muy a tono con los tiempos actuales, Francisco pidió a los “millennials” católicos a experimentar “algo más grande” que la vida en las redes sociales.

El Papa no solo tuvo que encarar la súbita agudización de la crisis venezolana. También se vio alcanzado por la alargada sombra de los abusos sexuales del clero.

Admitió ante la comunidad religiosa que la Iglesia está “herida por su pecado”, antes de una crucial reunión convocada por Francisco para tratar los escándalos de pederastia y su encubrimiento.

 Jóvenes nicas se preparan para una vigilia con el papa Francisco

Del 21 al 14 de febrero, el Papa buscará con los obispos “medidas concretas” para combatir “esta terrible plaga”, manifestó el director de prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

Aunque en este viaje no condenó explícitamente las agresiones cometidas por sacerdotes que han erosionado la credibilidad en la Iglesia, Francisco las describió como un “horrible crimen” en un almuerzo posterior con jóvenes de cinco continentes en un seminario, según una de las asistentes.

Desde las primeras revelaciones en 2000, el escándalo ha venido creciendo y el año pasado estremeció a la Iglesia en Chile, Estados Unidos y Alemania.

Migrantes y Colombia

A lo largo de su visita, Francisco se ocupó del drama de las personas forzadas a abandonar sus países de origen y condenó su estigmatización como responsables de “mal social” ante el movimiento migratorio sin precedentes en América Latina. 

Caravanas con miles de hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses intentan cruzar hacia Estados Unidos, pese a la política antimigrante del presidente Donald Trump, que incluye una propuesta de construcción de un muro en la frontera con México.

 Presidente de El Salvador viaja a Panamá para asistir a misa de cierre de JMJ

Minada por el colapso económico, Venezuela también ha visto migrar a 2.3 millones de venezolanos (7.6% de la población de 30 millones) desde 2015, según estadísticas de la ONU.

Francisco ofreció la ayuda de la Iglesia: “Queremos ser la Iglesia que propicie una cultura que sepa acoger, proteger, promover e integrar” a los migrantes.

El pontífice argentino dedicó sus últimas horas en Panamá para recordar también a las víctimas del “odio terrorista” en Colombia, tras un mortífero ataque con carro bomba de rebeldes del ELN contra una academia de policía.

Tras recordar uno a uno a los 20 jóvenes que fallecieron, Francisco lanzó un nuevo llamado por la paz en ese país. El presunto agresor también murió en el atentado.

Previo a la oración del Ángelus, el líder religioso visitó a enfermos de sida en un centro de acogida, atendido por la iglesia.

Indiferencia "también mata", dice el papa en visita a enfermos de Sida

El papa Francisco dijo este domingo en Panamá que la indiferencia "también hiere y mata", durante una visita a una residencia con enfermos de Sida, antes de partir a Roma tras concluir su participación en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

"Estar hoy (domingo) con ustedes es para mí un motivo para renovar la esperanza", dijo el papa ante más de una decena de enfermos de Sida con bajos recursos que viven en la Casa Hogar El Buen Samaritano.

Fotos: El papa Francisco visita cárcel de menores en Panamá

En ese centro de la Iglesia Católica, ubicado a las afueras de Ciudad de Panamá, viven una quincena de personas con VIH.

"La indiferencia también hiere y mata (...) estar aquí es tocar el rostro silencioso y maternal de la Iglesia", dijo Francisco.

Los pacientes con Sida vivieron momentos emotivos con la visita del papa. EFE/END

"Aquí se nace de nuevo, aquí todos nacemos de nuevo porque sentimos la caricia de Dios que nos posibilita soñar el mundo más humano y, por tanto, más divino", añadió.

Según ONU Sida, unas 21.000 personas viven en Panamá con VIH. En el mundo esa cifra es de 36,7 millones en 2016.

En ese mismo año se produjeron 1,8 millones de nuevas infecciones y un millón de personas fallecieron por causas relacionadas con este virus.

Momento emotivo

Durante su visita al centro, Francisco rezó el Ángelus con los presentes, que le regalaron diversos obsequios.

"Fue un momento muy rápido pero él me dio la mano, fue como algo que... casi lloré porque... no sé... es una emoción que uno siente cuando uno está al frente del Santo Padre", contó Raúl Miranda, un indígena residente del hogar católico. 

 Papa dice que Iglesia está "herida por su pecado" en medio de escándalos sexuales

Miranda pudo regalarle al papa una chácara, como se le conoce en Panamá a la bolsa o monedero colgante hecho de lana o hilo que es utilizado principalmente por indígenas y campesinos. 

Francisco llegó a ponerse por varios segundos el obsequio de Miranda, quien había expresado hace semanas, en una entrevista con AFP, su esperanza de que la visita papal permitiera abrir los ojos contra la discriminación que sufren las personas con VIH. 

"Es un acto de justicia para estas personas que son tan estigmatizadas, que son tan marginadas", indicó Erick Rodríguez, administrador del centro. 

"Es una bendición para nosotros haber tenido al papa aquí en nuestro hogar, cerquita de nosotros, porque sabemos que además de presencialmente también estamos en su corazón", dijo Marina Rodríguez.