• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

El Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica informó este miércoles que ha iniciado un "mega operativo" para detener a varias personas que se dedican ilegalmente a la extracción de oro en una mina en el norte del país.

Las autoridades indicaron que un total de 150 oficiales buscan resguardar el ambiente y garantizar la seguridad en la zona de Las Crucitas de Cutris, provincia de Alajuela (norte), a pocos kilómetros de la frontera con Nicaragua.

El viceministro de Seguridad Pública, Luis Carlos Castillo, afirmó que las primeras acciones, que comenzaron el lunes pasado, empezaron a dar resultados positivos, con la detención de tres personas, quienes viajaban en un camión cargado con sedimento de donde extraerían el oro.

Este sedimento se obtiene de la excavación con medios mecánicos o con explosivos de los terrenos que recubren o rodean la formación geológica que forma al yacimiento y de ahí obtienen el oro.

"El lunes anterior fueron abordadas 35 personas extranjeras, de las cuales 21 estaban sin documentos por lo que fueron remitidas a Migración, y se clausuraron siete cuarterías (habitaciones) y ayer martes descubrieron cinco túneles utilizados por los 'coligalleros' (minero artesanales)", cita el comunicado de prensa.

Durante este miércoles, las autoridades se dedicaron a incursiones específicas para identificar dueños de fincas que contraten personas con estatus migratorio irregular, extrayendo o comercializando oro.

El Ministerio de Seguridad Pública afirmó que las acciones se mantendrán el tiempo que sea necesario e intensificará los controles en carretera con el fin de mitigar el accionar criminal, decomisar armas de fuego, sustancias psicotrópicas y químicas, detectar personas con asuntos pendientes, entre otras.

Desde hace algunos años se ha desatado una fiebre del oro en la zona norte de Costa Rica, específicamente en una finca donde iba a operar la mina de oro Las Crucitas, cuyos permisos fueron cancelados en 2015 y que nunca llegó a extraer producto.

La finca se encuentra abandonada y ha sido tomada por cientos de mineros artesanales que se adentran en la montaña para burlar a las autoridades y extraer oro con métodos que incluyen la utilización del mercurio para separar la roca del oro.

Las autoridades hacen constantes operativos en el sitio y detienen a decenas de mineros, muchos de ellos nicaragüenses irregulares que son regresados a su país.

Incluso los oficiales han decomisado mercurio, una sustancia muy peligrosa para la salud humana y el medio ambiente que los mineros utilizan para extraer el oro de las rocas.

El ministro de Ambiente y Energía de Costa Rica, Carlos Rodríguez, confirmó a inicios de enero la existencia en el sitio de un "gravísimo problema" de contaminación por mercurio y calculó que la extracción ilegal asciende a unos 90 millones de dólares en oro.