•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, abogó este miércoles por el respeto a los derechos y garantías de las denunciantes y al de la legítima defensa del exmandatario Óscar Arias, denunciado el pasado lunes por violación.

"Hay dos elementos importantes y centrales en este tema que hay que considerar: Uno lo que tiene que ver con las garantías para las mujeres denunciantes en este y cualquier caso, para que se proceda como corresponda", declaró Alvarado a los periodistas durante la inauguración del curso lectivo en una escuela de la provincia de Cartago (este).

Sobre Arias, el presidente dijo que "debe garantizarse su derecho a la defensa" y agregó que el asunto "está en el Poder Judicial y debe seguir su debido proceso para que ahí se establezca la verdad de los hechos". Una médica activista de una ONG por el desarme nuclear, presentó ante la Fiscalía el pasado lunes una denuncia contra Arias por una violación sexual que habría ocurrido en diciembre de 2014, y este miércoles dos mujeres más hicieron públicos sus testimonios en los que afirman haber sufrido abusos sexuales del ex mandatario.

La denuncia por violación fue revelada el martes por el Semanario Universidad, que publicó extractos de la denuncia y una entrevista con la médica. La mujer afirma que durante una reunión con Arias, en la que buscaba su apoyo para la causa por el desarme nuclear de su ONG, el exmandatario le tocó los senos, la besó y metió los dedos en su vagina, a pesar de que ella le pidió que se detuviera.

Óscar Arias, expresidente de Costa Rica / EFESegún la denunciante, Arias, presidente en dos periodos (1986-1990 y 2006-2010), salió de la oficina en la que estaban y le pidió ir a otro sitio, lo que ella aprovechó para marcharse del lugar. La mujer, que en 2014 tenía 30 años, asegura que tomó la decisión de interponer la demanda porque considera que existe un contexto de apoyo luego de que otras mujeres en el mundo hicieron denuncias similares y fueron atendidas.

Tras conocerse este caso, las periodistas Nono Antillón y Emma Daly, hicieron públicos sus testimonios en los que afirman haber sido víctimas de abusos sexuales por parte de Arias. La costarricense Antillón dijo a los medios locales que el hecho ocurrió en 1986, cuando tenía 25 años y trabajaba como asesora de prensa de Arias en la campaña hacia las elecciones presidenciales de ese año. "Estaba sentada frente a su escritorio, se me acercó, me tomó la mano y me la puso en su pene que estaba erecto.

Yo lo empujé y me puse de pie y él se me lanzó. Me cogió por los hombros, me tiró contra un ropero y me empezó a toquetear", relató Antillón a La Nación. Por su parte, Emma Daly, directora de comunicaciones de la organización Human Rights Watch, denunció su caso en el Washington Post y relató que fue en un hotel de Managua, Nicaragua, en 1990 cuando se acercó al político para hacerle una pregunta y en lugar de responder le tocó los senos y le dijo: "No estás usando brassier".

 

Daly, quien en ese tiempo se desempeñaba como periodista para el periódico costarricense en inglés The Tico Times, comentó en el reportaje que no presentó una denuncia formal contra Arias porque consideraba que para la época ese tipo de comportamientos eran comunes en América Central. A través de su equipo legal, Arias rechazó el martes la acusación de violación y anunció que no se referirá más al tema.