•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Olivia Zúniga, diputada opositora e hija de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, asesinada el 2 de marzo de 2016, le gritó este miércoles "asesino" al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, en un evento sobre la violencia contra las mujeres, niñas y los feminicidios, auspiciado por la Unión Europea.

"Fuera JOH (Juan Orlando Hernández), justicia para Berta (Cáceres) y asesino", le dijo Zúñiga, quien se encontraba entre el público, al gobernante hondureño cuando daba su discurso en el evento, celebrado en un hotel de Tegucigalpa.

El incidente ocurrió durante el lanzamiento de la iniciativa mundial "Spotlight", impulsada por la Unión Europea y las Naciones Unidas para dar respuesta a los desafíos sobre la violencia contra las mujeres, las niñas y los feminicidios, al que Hernández asistió como invitado especial.

La parlamentaria del opositor Partido Libertad y Refundación (Libre), que lidera el expresidente hondureño Manuel Zelaya, fue sacada a empellones del salón del hotel por agentes de la seguridad presidencial.

Un grupo de defensoras de derechos humanos que asistían al evento también gritaron "Fuera JOH", "Justicia para Berta" y "Ni una más, ni una menos", mientras que simpatizantes del presidente hondureño respondían con la consigna "Viva JOH".

Luego del incidente, Olivia Zúniga, en un vídeo que difundió desde las afueras del hotel donde se celebraba el evento, dijo que fue "invitada a una iniciativa que lanzó la Unión Europea que se llama Spotlight", en su condición diputada miembro de la Comisión de Equidad de Género del Congreso Nacional.

"En ese momento yo me puse de pie y le grité fuera JOH y le grité asesino, criminal (...) y le dije que era un asesino de Berta (Cáceres)", enfatizó Zúniga. Añadió que la seguridad del gobernante le sacó del hotel, en el que no pensaba continuar porque "no iba a soportar la presencia, no iba soportar respirar en el mismo espacio que ese criminal".

"Pero me siento bien y me siento contenta por haberle gritado asesino y por haberle dicho fuera JOH. Por haberle dicho que cómo puede estar en una iniciativa contra los femicidios en este país, cuando no ha habido justicia para Berta y sus autores intelectuales siguen en total impunidad", expresó la diputada.

La ambientalista Berta Cáceres fue asesinada el 2 de marzo de 2016 en la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá, en el occidente de Honduras. Berta Cáceres se oponía a un proyecto hidroeléctrico en el occidente del país que ejecutaba la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA).

Por el crimen de la ambientalista, que además era coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), el 30 de noviembre fueron condenados siete de los ocho acusados.

Los condenados, pendientes de conocer los años de prisión, son Mariano Díaz y Douglas Bustillo, exoficiales del Ejército de Honduras; y Sergio Ramón Rodríguez, ejecutivo de la DESA, responsable de la represa hidroeléctrica Agua Zarca.

Se suman Henry Hernández, Elvin Rápalo, Óscar Torres y Edilson Duarte, quienes fueron condenados por los delitos de asesinato, y asesinato en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de un testigo protegido extranjero, el ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien era huésped de Cáceres el día del crimen.