• El Salvador |
  • |
  • |
  • EFE

El Tribunal de Sentencia de la localidad de Cojutepeque (este) ordenó este jueves que la salvadoreña Evelyn Hernández, acusada de homicidio agravado cometido al supuestamente abortar, continúe su proceso penal en libertad, informó a Acan-Efe una de las abogadas de la joven.

La jurista Bertha Deleón explicó que la semana pasada fue presentado ante la corte un escrito en el que se solicitaba que se cambiara la medida de detención provisional para que la joven de 20 años de continuara el proceso en libertad.

"Este día (jueves) el juzgado emitió la orden de libertad para Evelyn luego de analizar el escrito que fue presentado" la semana pasada, apuntó la letrada. Señaló que, tras conocer la decisión del tribunal, "se están haciendo los trámites correspondientes" para que Evelyn, encarcelada en el Centro de Readaptación para Mujeres, ubicado en el municipio de Ilopango (este) y conocido como cárcel de mujeres, recupere su libertad.

Hernández fue condenada en julio de 2017 a 30 años de cárcel por el delito de homicidio agravado, pero en diciembre de 2018 la Sala de lo Constitucional anuló el fallo emitido por el Tribunal de Sentencia de Cojuteque y ratificado por la Cámara Primera de lo Penal de la Primera Sección del Centro de San Salvador.

Ante esto, dicha cámara ordenó al juzgado de sentencia que se celebre un nuevo juicio, cuya fecha aún no ha sido definida, contra la joven, quien, según sus abogados, sufrió un parto "extrahospitalario" el 6 de abril del 2016.

En El Salvador, las mujeres que sufren complicaciones del embarazo que dan lugar a abortos espontáneos y mortinatos son habitualmente sospechosas de haberse practicado un aborto, prohibido en todas las circunstancias.

Desde el 2009, la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto ha logrado que 28 mujeres, acusadas de aborto, recobraran su libertad.

Uno de los casos más emblemáticos es el de Teodora del Carmen Vásquez, quien fue condenada a 30 años de prisión por un aborto que no fue probado. Vásquez dio a luz a un bebé muerto en 2007, después de sentir unos dolores repentinos y muy fuertes mientras estaba trabajando. El Ministerio de Justicia de El Salvador conmutó en 2018 la condena de Teodora, pero no anuló la declaración de culpabilidad ni reconoció su inocencia.