•   San Salvador. El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, exhortó este jueves al nuevo Gobierno que encabezará Nayib Bukele a partir del 1 de junio a seguir cumpliendo con las medidas de reparación dictadas en una sentencia de 2012 por la masacre de El Mozote, perpetrada en 1981.

En un comunicado emitido por la Presidencia, el mandatario reiteró "la voluntad y el firme compromiso" con las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la guerra y exhortó a las autoridades del próximo Gobierno a que "le den continuidad al cumplimiento de esta sentencia", decretada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

La petición de Sánchez Cerén se da a propósito del aval brindado este jueves por la Asamblea Legislativa para la creación de la Comisión Técnica Interinstitucional que deberá "establecer y rectificar el estado familiar" de los sobrevivientes y su relación con las personas ejecutadas por el Ejército.

El presidente salvadoreño agradeció al Congreso y felicitó a los diputados por "contribuir a resolver de manera práctica y expedita los problemas de documentación, los cuales dificultan hacer efectivas las reparaciones individuales definidas por la CorteIDH".

La comisión también tendrá la atribución de "declarar la unión no matrimonial de las víctimas" mediante la revisión y estudio de los casos individualizados en un listado creado por los encargados de un registro estatal.

El referido listado solo incluirá a las personas "que presenten problemas para su debida identificación o comprobación del parentesco o vínculo familiar" con los fallecidos.

Según el Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador de 1993, entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, unidades del batallón de elite Atlácatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros sitios aledaños.

Esta masacre es uno de los mayores ataques contra civiles perpetrados por un ejército latinoamericano y diferentes sectores la compararon con las matanzas nazis.