• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • EFE

Un hombre fue encontrado decapitado este domingo en una zona ubicada en el sudeste de El Salvador, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

La fuente, que no precisó la identidad de la víctima ni las circunstancias en las que se produjo el crimen, indicó que el cadáver fue hallado en el cantón Penitente de Arriba de jurisdicción de Zacatecoluca, que pertenece al departamento de La Paz.

En El Salvador, considerado uno de los países mas violentos del mundo, se registran a diario muertes causadas por arma de fuego o blancas, pero en contadas ocasiones se reportan decapitaciones.

No obstante, desde que comenzó 2019, al menos tres personas fueron decapitadas, ya que el pasado 14 de enero el ente investigador informó del hallazgo de "dos víctimas del sexo masculino con la cabeza seccionada y separada del cuerpo", también en el departamento de La Paz.

En la misma zona, a principios de esta semana las autoridades de la Fiscalía localizaron el cuerpo desmembrado de un joven, cuya identidad no fue facilitada por la fuente.

Estas muertes violentas se suman a los más de 450 asesinatos computados en lo que va de 2019 por la Policía Nacional Civil (PNC).

Datos de la institución policial indican que entre el 1 de enero y el 23 de febrero fueron asesinadas 451 personas, aproximadamente un 21,8 % menos que los 577 homicidios computados en el mismo lapso de 2018.

Esta baja en los homicidios se da después de que el país experimentara un período de alza en las primeras semanas de enero, situación generada por una "acción deliberada" de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13), según el director de la PNC, Howard Cotto. ​

El Gobierno responsabiliza a las "maras" de los altos índices de homicidios de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes entre 2015 y 2018, cifras que ponen a la nación centroamericana como uno de los países más violentos del mundo.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones.