•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El exmandatario de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014) señaló este martes en sus redes sociales que "gente aduladora" y seguidores del presidente electo, Nayib Bukele, buscan "sabotear" su cuenta de Twitter.

Funes, quien dedica numerosas publicaciones en sus perfiles sociales a Bukele, manifestó que será un "férreo crítico" del nuevo gobierno salvadoreño, que tomará posesión el próximo 1 de junio, tras ganar las elecciones presidenciales el pasado 3 de febrero.

Lea: Mauricio Funes, de popular presidente salvadoreño a múltiple procesado por corrupción

"El nuevo gobierno tendrá en mí un férreo crítico", señaló Funes, quien actualmente se encuentra asilado en Nicaragua y procesado por la Justicia salvadoreña por cargos de corrupción.

"No hay peor cosa que aparentar ser un gobernante justo y solidario y en el fondo responder a grupos de poder", concluyó el que fuera jefe de Estado bajo la bandera del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Bukele ganó las elecciones presidenciales con la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) y sustituirá en el Ejecutivo a Salvador Sánchez Cerén, del FMLN.

También: Investigan el pago de sobornos del expresidente salvadoreño Mauricio Funes a diputados

El mandatario electo, quien enfrenta dos procesos judiciales por supuesta calumnia y violencia machista, triunfó en primera vuelta con 1.434.856 votos (53,1 %), según el recuento final del Tribunal Supremo Electoral.

En noviembre de 2018, Federico Anliker, uno de los asesores de Bukele, sostuvo en sus redes sociales que de ganar la Presidencia llevarían a Funes a El Salvador por las "vías legales" y que no estaría bajo la protección del FMLN ni del presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

El Gobierno de Ortega otorgó asilo político en septiembre de 2016 a Funes, a su pareja, Ada Michell Guzmán Sigüenza, y sus hijos Carlos Mauricio Funes Velasco, de 34 años, Diego Roberto Funes Cañas, de 25, y uno menor de edad.

De interés: Asilo a Funes podría tensionar relaciones con El Salvador

De acuerdo con Funes, "el gobierno de la nueva derecha", en referencia a la Administración de Bukele, se sumará a la "persecución" que sufre por parte del "aparato judicial de la oligarquía" salvadoreña.

El exmandatario enfrenta cuatro procesos penales en El Salvador por supuesta malversación de fondos estatales, pago de sobornos y por la revelación de un documento secreto del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.