•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

China confía en mantener las relaciones diplomáticas con El Salvador, establecidas en agosto de 2018 por el Gobierno de Salvador Sánchez Cerén, con la llegada al poder de Nayib Bukele, de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), señaló este jueves la Embajada del país asiático.

La sede diplomática emitió un comunicado en el que señaló que "China está convencida de que el presidente electo (Nayib Bukele) tomará una decisión acertada (sobre la continuidad de las relaciones) con sabiduría, con coraje de un gran líder joven y apegada a la línea de la justicia internacional y la tendencia de esta era histórica".

Además, aclaró que "China nunca ha hecho nada para amenazar e intimidar a otros países, entre estos El Salvador, para el establecimiento de relaciones, ni busca intervenir en los asuntos internos".

La Embajada también reafirmó que la "cooperación entre China y El Salvador no será de ninguna forma una trampa" y subrayó que "al promover las relaciones diplomáticas, la parte china ha respetado plenamente a la parte salvadoreña".

El comunicado fue emitido en respuesta a las declaraciones brindadas por Bukele en Washington, Estados Unidos, donde realiza una gira, en la que indicó que "definirá la relación diplomática con China al asumir su cargo".

"Nos gustaría ser amigos de China, pero China tiene que ser amiga de nosotros también; yo no solo pienso en el dinero de las inversiones, sino en el respeto, entonces, si ellos nos respetan, nosotros podemos tener una relación con ellos", dijo Bukele durante un evento público realizado el miércoles en la Fundación Heritage.

El presidente electo, quien tomará posesión de su cargo el próximo 1 de junio, comenzó el lunes una gira por México y Estados Unidos, la cual comprende reuniones con autoridades de ambos países para abordar temas de migración, seguridad y cooperación.

Nayib Bukele tomará posesión de su cargo el próximo 1 de junio. EFE/END

El Gobierno de El Salvador tomó la drástica decisión de romper relaciones diplomáticas con Taiwán y establecerlas con China el pasado agosto, a menos de un año de concluir su mandato.

La decisión de abandonar a Taiwán, un gran benefactor en áreas de tecnología, salud, agricultura y educación, provocó duras críticas de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), el principal partido opositor.

Esto también provocó la animadversión de Estados Unidos, que llamó a consultas a su embajadora en El Salvador, Jean Manes, y mostró su preocupación por el avance de la influencia china en Latinoamérica.