•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo de manifestantes exigió este miércoles en Costa Rica justicia tras el asesinato del líder indígena Sergio Rojas, quien la noche del pasado lunes fue atacado a balazos en su casa en la comunidad de Salitre, en el sur del país.

"Justicia para Sergio", "No a la impunidad" y "Estado criminal" fueron algunas de las frases utilizadas en consignas y pancartas por un grupo de alrededor medio centenar de manifestantes que se reunió en la Plaza de la Democracia y luego caminó hacia los Tribunales de Justicia de San José.

"Hay que resaltar el aspecto racista presente en este caso, pues durante años el Estado burgués costarricense no hizo nada para frenar los ataques contra la comunidad indígena de Salitre", indica un manifiesto distribuido por los manifestantes, encabezados por la agrupación Nuevo Partido Socialista.

El texto también señala al Gobierno del presidente Carlos Alvarado como "cómplice" del crimen, ya que "durante su primer año de gestión no demostró el menor interés por garantizar el respeto a las tierras indígenas".

Sergio Rojas era un líder indígena de la etnia bribri, que en los últimos años había sido una de las figuras en la lucha por recuperar tierras ancestrales en Salitre, provincia de Puntarenas (sur).

En ese sitio han habido numerosos episodios de violencia por disputa de tierras entre indígenas, que reclaman sus territorios ancestrales, y dueños de fincas que dicen ser los legítimos poseedores.

Los territorios indígenas de Salitre y Térraba, provincia de Puntarenas (sur) tienen desde 2015 medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el objetivo de garantizar la vida y la seguridad de las personas indígenas.

En enero de 2017 el Gobierno de Costa Rica anunció la suscripción de acuerdos con las comunidades indígenas Térraba y Salitre, con el fin de cumplir con las medidas cautelares de la Comisión Interamericana.

Los acuerdos incluyen medidas de seguridad y esfuerzos para avanzar en el saneamiento territorial en ambos lugares.

Manifestantes se reúnen este miércoles en San José (Costa Rica), para pedir justicia tras el asesinato del líder indígena Sergio Rojas.

Sin embargo, organizaciones indígenas aseguran que las medidas de seguridad no han sido suficientes, mientras la Defensoría de los Habitantes denunció que las usurpaciones al territorio indígena son "constantes" ante el avance "sumamente lento" de un plan de recuperación de tierras.

El Ministerio Público anunció que el caso está en manos de un grupo especializado de fiscales, mientras el Gobierno ha lamentado el crimen y ha prometido hacer sus mayores esfuerzos para llevar a los responsables ante la justicia.

La Defensoría de los Habitantes ha informado que el asesinato ocurrió horas después de que el líder indígena acudiera a la Fiscalía del cantón de Buenos Aires, provincia de Puntarenas.

La Fiscalía confirmó que Rojas se presentó pero no ha interponer una denuncia, sino a acompañar a otras dos personas indígenas.