•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El 98% de los incendios forestales en Honduras son provocados por mano criminal e identificar a los pirómanos debe ser una prioridad, dijo este miércoles la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

"El 98% de los incendios forestales son provocados", por lo que es necesario que la población denuncie a los que acostumbran a quemar los bosques a través del sistema de atención a emergencias y seguridad, conocido popularmente como 911, dijo el subdirector de la Copeco, Julio Quiñónez, según un comunicado del organismo.

Agregó que la información que la población brinde será "confidencial" y de "mucha utilidad para perseguir a los responsables y de esa forma bajar la incidencia" de las quemas.

"Al final debemos reconocer que no podemos solos, necesitamos que la población nos ayude a denunciar y sea activa en proteger sus zonas de bosque", enfatizó.

El subdirector del organismo de protección civil lamentó que la población se encuentra en "condición de peligro", ya que sufren problemas respiratorios por el humo y disminuyen las fuentes de agua.

Señaló que también ponen en peligro su vida los bomberos que combaten los incendios cada año.

Al menos 9.581 hectáreas de bosque y pasto han sido destruidas por los 239 incendios en Honduras en lo que va de 2019, según cifras del Instituto hondureño de Conservación Forestal.

Quiñónez indicó que la Comisión de Contingencias ha emprendido procesos de rondas y vigilancia en los bosques del país como una acción preventiva.

"Con estos mecanismos hemos tratado de proteger zonas a bordo de carreteras en el Distrito Central y otras que corren peligro, además de mantener presencia del personal en áreas que históricamente se han visto afectadas por incendios", explicó.

Detalló que este año se ha realizado rondas en 19.639 metros cuadrados de bosques y se mantienen patrullajes de vigilancia en 3.127 kilómetros.

"Son cientos de hombres y mujeres los que trabajamos de forma coordinada para combatir y prevenir incendios y la cantidad de recursos utilizados para esto es millonaria", enfatizó el alto cargo.

En 2018, unas 60.683 hectáreas de bosques y pasto fueron destruidas en 1.120 incendios registrados en Honduras, según cifras oficiales.