•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, destacó este domingo los avances en materia de seguridad, infraestructura y turismo en el país, en la apertura de la conferencia del Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí (AIPAC), que se celebra en Washington.

"Nuestras dos ciudades más grandes, San Pedro Sula y Tegucigalpa, solían ser las ciudades con las tasas de homicidios más altas en el mundo. Hoy ambas ciudades son más seguras que San Luis o Baltimore", las dos en Estados Unidos", dijo Hernández en Washington, según un comunicado de la Casa Presidencial en Tegucigalpa.

En la convención del AIPAC, Hernández señaló que la fuerza policial hondureña fue "corrompida y penetrada por narcotraficantes y el crimen organizado".

"Para limpiarlo, purgamos el 40% de la fuerza policial" y "lanzamos un programa de extradición difícil y una asociación sólida con la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos".

Además, el Gobierno hondureño declaró que "nadie estaría por encima de la ley, y los resultados lo demuestran", enfatizó.

"Como punto de transbordo para la cocaína sudamericana con destino a América del Norte, Honduras bajó del número 1 en volumen al número 12", apuntó el gobernante, que asumió el cargo en 2014.

También agradeció la cooperación del Estado de Israel con Honduras en materia de seguridad que ha ayudado a su país a "salvar miles de vidas".

"Quiero agradecer a Israel y a los Estados Unidos por asociarse con nosotros", subrayó Hernández, quien aseguró que Honduras ha aumentado considerablemente la inversión en programas sociales e infraestructura y turismo.

El gobernante hondureño exhortó a los participantes a la conferencia anual del AIPAC que "visiten Honduras", ya que es "un país hermoso". "Me gustaría que visiten Honduras, es un país hermoso. De hecho, tenemos un lugar que se llama Roatán (en el Caribe), que es amistoso, seguro y es lo mejor del Caribe", explicó.

La conferencia anual del AIPAC arrancó hoy en Washington con la primera de sus tres jornadas, en las que participarán figuras como el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.