•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El diputado opositor salvadoreño Ernesto Vargas criticó este miércoles al presidente electo, Nayib Bukele, por intentar "desgastar" la imagen del mandatario actual, el exguerrillero Salvador Sánchez Cerén, después de que lo acusara de ordenar la suspensión de las reuniones para organizar el traspaso de poder.

Tras la acusación de Bukele, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Sánchez Cerén emitió un comunicado la pasada noche en el que explicó que los representantes del presidente electo y del Gobierno están convocados para el próximo martes, día 2 de abril, a un encuentro.

El mandatario añadió que se tuvo que solicitar a Bukele que envíe a dos representantes para que conozcan los detalles de la logística y protocolo de la ceremonia de traspaso del poder del 1 de junio, dado que sigue sin nombrar a su comisión de transición casi dos meses después de las elecciones.

Vargas, de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), dijo a Acan-Efe que el mandatario electo está utilizando el proceso de transición como una "herramienta política" y que no tiene "la menor duda" que es para "debilitar" a Sánchez Cerén y al resto de sus adversarios.

El legislador advirtió que esta conducta de Bukele también genera el riesgo de "romper" el sistema de partidos políticos, situación que ha llevado, a su juicio, a "gobiernos autoritarios" como en Nicaragua y Venezuela.

Además, Vargas instó a Bukele y a Sánchez Cerén a resolver la situación de la transición del poder, la que calificó de "desastrosa" por la falta de acercamientos. Por otra parte, el director de la plataforma civil Acción Ciudadana, Eduardo Escobar, dijo a Acan-Efe que "no hay información clara" sobre este proceso, dado que las versiones dadas por ambas partes son "contradictorias", y señaló que "lo que debería preocupar" es la falta de una comisión de transición del presidente electo.

Apuntó que no se conoce al equipo de Bukele que debe gestionar "la entrega de los ministerios" y de todas las instituciones gubernamentales. Escobar tampoco descartó que la acusación de Bukele sea parte de una "estrategia" para "terminar de desgastar" la imagen de "los mismos de siempre", forma en la que el presidente electo se refiere a sus adversarios políticos y antiguos correligionarios.

Salvador Sánchez Cerén. Archivo/END

Sánchez Cerén nombró a inicios de febrero, tras la victoria electoral de Bukele, al actual vicepresidente, Óscar Ortiz, para encabezar la comisión de transición y también pidió a la Corte de Cuentas que vigile el proceso.

Bukele recibió el 15 de febrero los documentos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que lo acreditan como presidente electo, hecho que esperaba para nombrar a la referida comisión, manifestó a periodistas el asesor Federico Anliker el mismo día de la entrega del órgano rector de las elecciones.

El triunfo de Bukele representa el fin del bipartidismo instalado durante décadas en El Salvador con la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que se repartieron las últimas cinco administraciones.