• Ciudad de Guatemala, Guatemala |
  • |
  • |
  • AFP

La policía capturó a un hombre sospechoso de conducir el camión que embistió a decenas de indígenas y dejó 18 muertos, tras una persecución en una carretera en el oeste de Guatemala, informó este jueves la institución.

"Luego de una persecución, agentes de la policía lograron la captura de un hombre presuntamente responsable de atropellar a varias personas con un camión que se dirigía a excesiva velocidad en el municipio de Nahulá", dijo a periodistas el vocero de la policía, Pablo Castillo.

Lea: Al menos 18 los muertos y 19 heridos por un atropello en Guatemala

El aprehendido fue identificado como Pedro René Lorenzo López, de 28 años, quien conducía el camión color blanco y negro con franjas amarillas involucrado en el atropello.

"Por causas que se desconocen atropelló a varias personas, dejando como saldo 18 fallecidos, entre ellos un menor de 8 años", agregó Castillo.

La tragedia se registró en el ingreso al poblado de Nahualá, de unos 65.000 habitantes, la mayoría de habla maya Quiché y ubicado a unos 160 km al oeste de la capital, luego de que varias personas se aglomeraron en la ruta porque momentos antes un vecino había sido atropellado mortalmente por otro conductor que también se dio a la fuga.

De interés: En Nicaragua cada 17 horas muere una persona en accidentes de tránsito

En medio de la confusión por la tragedia, el conductor escapó con el camión, pero los agentes policiales iniciaron operativos para capturarlo.

El camión muestra abolladuras en la cabina, supuestamente por el impacto con los cuerpos, según una foto divulgada por la policía.

El accidente también dejó unas 20 personas heridas. Foto: AFP/END

El accidente también dejó unas 20 personas heridas, algunas en estado grave, quienes fueron trasladadas a tres hospitales estatales, incluido uno de la capital, según el Ministerio de Salud.

Además: Taxistas guatemaltecos queman a 2 pandilleros por asesinar a uno de sus compañeros

Castillo comentó que en un principio los pobladores les impidieron ingresar a policías y fiscales a la zona de la tragedia para recabar evidencias, pero después de varias horas de dialogo con líderes comunitarios del lugar les permitieron el ingreso.