•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014) dijo este jueves que espera una investigación de la Fiscalía salvadoreña que absuelva a su suegro detenido en Costa Rica, Juan Guzmán, del delito de lavado de dinero.

La Oficina de Asesoría Técnica y Relaciones Internacionales (OATRI) del Ministerio Público de Costa Rica confirmó este miércoles a Acan-Efe que "el señor Guzmán se encuentra detenido en el país, desde el lunes anterior, a raíz de una orden de captura internacional".

Según la Fiscalía salvadoreña, Guzmán es parte de la estructura que ayudó a Funes a lavar parte de los 351 millones de dólares que supuestamente el ex jefe de Estado malversó del presupuesto estatal durante su administración.

Mauricio Funes permanece en Nicaragua. Archivo/END

El mandatario, asilado actualmente en Nicaragua, aseguró que este caso "fue armado" por el ex fiscal general Douglas Meléndez.

Señaló que espera que el actual jefe del Ministerio Público, Raúl Melara, "investigue mejor y determine que no entregué dinero" a Guzman ni "a ningún miembro de su familia".

El Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador pidió este miércoles a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que autorice la solicitud de extradición de Guzmán.

La legislación salvadoreña establece que los jueces del Supremo en pleno deben aprobar las solicitudes de extradición y que las mismas, luego de recibir el visto bueno, deben ser presentadas ante el gobierno del país en el que se encuentren los imputados.

El detenido en Costa Rica es padre de Ada Michell Guzmán Sigüenza, quien es cónyuge de Funes y se encuentran asilada en Nicaragua junto al expresidente y a tres hijos de este.

Nayib Bukele, quien asumirá la presidencia de El Salvador en junio, ha prometido extraditar a Mauricio Funes en un máximo de 100 días. Archivo/END

Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del "cambio" del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente salvadoreño desde que el país entró a la vida democrática en ser acusado de apoderarse de dinero público.

El ex jefe de Estado también es procesado por supuestamente pagar sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones, malversar fondos de la construcción de una represa, revelar un documento secreto del Gobierno de Estados Unidos y evadir impuestos.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes salvadoreños suman más de 666 millones de dólares supuestamente malversados de los fondos públicos.