•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Costa Rica anunció este domingo que estudia la posibilidad de prorrogar un decreto de emergencia firmado en el año 2014 con el fin de atender la sequía que afecta al país como consecuencia del fenómeno de El Niño.

El presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexander Solís, afirmó que el objetivo es enfrentar el problema de la sequía, finalizar proyectos en marcha y lograr una inyección de fondos que fueron presupuestados.

"Estamos trabajando en la recopilación de los datos que nos permitan demostrar la causalidad del efecto agravado de los impactos de la sequía anterior y el déficit de lluvias registrado en los periodos previos a esta temporada seca. Es decir, tuvimos una sequía en el 2014 de la que aún no nos terminamos de recuperar y este año estaremos bajo la influencia del fenómeno El Niño", explicó Solís.

En octubre del 2014 para enfrentar una sequía el Gobierno del entonces presidente Luis Guillermo Solís, firmó un decreto de emergencia cuyos alcances tienen una vigencia de cinco años. Ante la sequía actual, el Gobierno del mandatario Carlos Alvarado estudia la posibilidad de prorrogar ese decreto.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) de Costa Rica informó a finales de marzo pasado que el fenómeno de El Niño está causando un déficit de lluvias que alcanza el 55 por ciento con respecto al promedio histórico, con mayores afectaciones en la provincia de Limón (Caribe) y en la de Guanacaste (Pacífico norte).

El pronóstico indica que las temperaturas de este año estarán entre 0,5 y 1 grado centígrado por encima del promedio en Guanacaste y Puntarenas (Pacífico central).

Guanacaste y la zona norte experimentarán un atraso de entre una y dos semanas en la entrada de la época lluviosa debido a El Niño, y una disminución de las lluvias de entre el 10 y el 20 por ciento en el periodo entre abril y junio el 2019, según las proyecciones.

Los datos de la CNE indican que comunidades de 33 de los 82 municipios del país están presentando algún nivel de afectación en cuanto a escasez agua para el consumo humano.

El ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado, comentó que existe "una clara la necesidad de construir mayores sistemas de riego y mayor acceso al agua" y que también es necesario apoyar a las familias que dependen de la pesca.

La CNE dispone de 6,7 millones de dólares para mitigar los efectos del fenómeno en el marco de un plan de contingencia y monitoreo en áreas como abastecimiento de agua para el consumo humano, atención de la salud, agroalimentario y ambiente, infraestructura vial y obras fluviales, así como comunicación y sensibilización.

Además, el Ministerio de Agricultura y Ganadería dispone de 8,7 millones de dólares para capacitar a productores para que se adapten a las condiciones secas, así como para generar mapas de vulnerabilidad socioeconómica y ambiental, que permita decidir acciones de mitigación.