•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La cifra de homicidios en El Salvador se redujo un 25% en lo que va de 2019, respecto al mismo lapso de 2018, informó este miércoles un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC).

Señaló que entre el 1 de enero y el 9 de abril del año en curso se registraron al menos 787 homicidios, frente a los 1.050 computados en 2018, lo que supone una reducción de 263 asesinatos, que representan el 25%.

La fuente policial añadió, sin explicar las razones que han desencadenado la baja, que solo en abril se han registrado 53 homicidios y que el promedio diario de muertes violentas del año es de ocho.

La cifra de homicidios en El Salvador se redujo un 25% en lo que va de 2019. Archivo/END

La última vez que el país centroamericano, asediado por las pandillas, registró un alza de los homicidios fue en enero pasado, situación generada por una "acción deliberada" de la Mara Salvatrucha (MS13), según el director de la Policía, Howard Cotto.

Las autoridades señalan que en los primeros 20 días de ese mes se registró el asesinato de miembros disidentes de las pandillas o de colaboradores que habían perdido la confianza, además del recrudecimiento de ataques contra policías y soldados.

De igual forma, el portavoz de la PNC indicó que se registra una baja en los homicidios de mujeres del 33%, pasando de 124 asesinatos en 2018 a 83 muertes violentas en la actualidad.

Las autoridades atribuyen la mayoría de estos crímenes, incluidos los homicidios de mujeres, a las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias, que poseen más de 60.000 miembros.

Las tasas de homicidios de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes registradas entre 2015 y 2018 colocan a El Salvador como uno de los países más violentos del mundo, pese a que no se encuentra en guerra.

No obstante, las autoridades militares señalan que existe un conflicto armado de "baja intensidad" por los constantes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y las pandillas.

En dichas reyertas mueren principalmente pandilleros, por lo que diversas organizaciones sociales han señalado que en las mismas se han dado ejecuciones extrajudiciales.

Según los analistas, las "maras" son uno de los principales problemas que el presidente electo salvadoreño, Nayib Bukele, deberá enfrentar tras tomar el poder el 1 de junio.