•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de Costa Rica, Carlos Alvarado, y de Guatemala, Jimmy Morales, asistirán a la investidura del presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, el próximo 1 de junio, informó este lunes un representante del político salvadoreño.

Francisco Merino, representante de Bukele en las negociaciones para la ceremonia de traspaso del poder Ejecutivo con el Gobierno saliente, señaló a la prensa que estos mandatarios "ya confirmaron" su asistencia.

Apuntó que también participará "una representación de la familia real de Catar" y añadió que esperan que "en los próximos días" se sigan "teniendo más confirmaciones".

De acuerdo con Merino, la Cancillería invitará "de gobierno a gobierno" a 139 países y también se enviarán invitaciones firmadas por Bukele.

El mandatario electo publicó el pasado 9 de abril que los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; de Nicaragua, Daniel Ortega; y de Venezuela, Nicolás Maduro," no están invitados a la toma de posesión".

Bukele y su vicepresidente, Félix Ulloa, tomarán posesión de sus cargos el próximo 1 de junio, para lo que el presidente Salvador Sánchez Cerén ya nombró a una comisión de transición encabezada por el actual vicepresidente, Óscar Ortiz.

Sin embargo, el proceso de transición del Gobierno se vio empañado por una polémica por la suspensión de las reuniones con el Gobierno saliente para el paso de mando.

Nayib Bukele tomará posesión el 1 de junio. EFE/END

El empresario de publicidad de 37 años ganó los comicios presidenciales de febrero en primera vuelta con el 53,1 % de los votos de la mano de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

El triunfo de Bukele supone una ruptura del bipartidismo que la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido que lo expulsó en 2017, han mantenido durante décadas.

Alcanzar un pacto de gobernabilidad en la Asamblea Legislativa será uno de los primeros retos del Bukele, ya que únicamente cuenta con 10 diputados de los 84 que conforman el Congreso.

También tendrá que hacer frente a la criminalidad en El Salvador, considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de entre 103 y 50,3 homicidios por cada 100.000 habitantes registradas entre los años 2015 y 2018.