•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La encargada para Latinoamérica del Departamento de Estado, Kimberly Breier, se reunió este lunes con la primera dama de Honduras, Ana García, a quien reafirmó el compromiso de su país para trabajar en iniciativas que aborden los desafíos de la migración irregular, informó una fuente oficial.

“Tenemos un compromiso total de relación bilateral con Honduras, hay un entendimiento muy fuerte y profundo. Estamos comprometidos en trabajar juntos y buscar soluciones nuevas de cómo enfrentamos el desafío de la migración”, subrayó Breier tras reunirse con García, que lidera la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante.

Destacó el trabajo de esa fuerza de tarea y reiteró “el compromiso total” de Estados Unidos de fortalecer la relación con Honduras, según un comunicado de la Casa Presidencial hondureña.

La alta funcionaria indicó que EE. UU. atraviesa por “un momento de cambio” y el presidente estadounidense, Donald Trump, está “viendo la forma de abordar la crisis que ese país enfrenta en la frontera sur, donde hay más de 26,000 personas de diferentes nacionalidades, cifra tres veces mayor a la del año anterior en el mismo período”.

Por su parte, la primera dama y esposa del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, señaló que entre enero y el 19 de abril han sido deportados 26,801 hondureños, lo que supone un alza del 25.4 % frente a los 21,365 retornados en el mismo período de 2018.

Destacó que la migración irregular “es un tema histórico en los últimos 15 años con cifras de hasta de más de 80,000 retornos anuales”.

La reinserción

La primera dama resaltó que Honduras hace esfuerzos para enfrentar las causas estructurales de la migración irregular a través de programas de reinserción social que impulsa el Gobierno e iniciativas para generar empleo y oportunidades.

Agregó que el Gobierno también impulsa una estrategia de reinserción de los retornados al país y explicó también las acciones en materia de seguridad a través del resguardo de fronteras, el reforzamiento del control migratorio, la protección civil, derechos humanos y de la niñez.

La alta funcionaria, que llegó el domingo a Tegucigalpa y está previsto que visite El Salvador, se reunió el lunes también con el presidente hondureño, con el que habló sobre luchar más contra la corrupción y la impunidad y crear más oportunidades para evitar la migración irregular.

El gobernante hondureño indicó en un mensaje en Twitter que está “complacido” de reunirse de nuevo con Breier y reafirmó “el compromiso de Honduras de seguir contribuyendo al fortalecimiento de la seguridad, bienestar y prosperidad de la región”.

La visita de la funcionaria estadounidense ocurre en un momento de tensiones con los países del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) por las críticas de Trump ante lo que califica de inacción de las autoridades para frenar el flujo migratorio.

El presidente estadounidense ha ordenado cortar la asistencia externa que EE. UU. otorga a estos países si las autoridades locales no toman medidas.

Además, considera que su país vive una crisis humanitaria en la frontera sur ante la llegada de numerosas olas de migrantes, por lo que ha decretado el desvío de fondos del presupuesto para construir un muro en la frontera con México.