•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Fiscalía de El Salvador intervino este miércoles 61 inmuebles supuestamente comprados por familiares y "empleados de confianza" del expresidente Mauricio Funes (2009-2014) con fondos públicos malversados durante su gestión.

La fuente detalló que entre los bienes intervenidos se encuentran "locales comerciales, una hacienda, viviendas y una casa en Chile", valorados en aproximadamente 23.8 millones de dólares.

Añadió que también se incluyen empresas de seguridad de Miguel Menéndez, señalado por el Ministerio Público de operar la red con la que Funes supuestamente desvió y lavó 351 millones de dólares de la Presidencia.

"Todos los bienes incautados pasan provisionalmente a propiedad del Estado, por medio de la aplicación de la Ley de Extinción de Dominio, bajo la administración del Consejo Nacional de Administración de Bienes (Conab)", explicó la Fiscalía.

Mauricio Funes, expresidente de El Salvador. ARCHIVO/END.

Acotó que con estas propiedades suman 85 los inmuebles intervenidos y que se ubican en los departamentos de San Salvador (centro), La Libertad (centro), Sonsonate (suroeste), La Paz (sur), La Unión (este), Usulután (este) y San Miguel (este).

La Corte Suprema de Justicia salvadoreña avaló el pasado 21 de marzo que se solicite al Gobierno de Nicaragua la extradición de Funes para que enfrente la causa penal por este caso.

Funes llegó al poder en 2009 con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido cercano al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el poder en Nicaragua.

El expresidente acusó a los jueces del Supremo de violar su derecho a la defensa al avalar que se solicite su extradición sin escuchar sus "argumentos".

El ex jefe de Estado también es procesado en otros tribunales por el supuesto pago de sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones, malversar fondos de la construcción de una represa, revelar un documento secreto del Gobierno de Estados Unidos y evasión de impuestos.

Los casos de corrupción que implican a los expresidentes Funes y los derechistas Elías Antonio Saca (2004-2009), condenado a 10 años de cárcel, y el difunto Francisco Flores (1999-2004) suman más de 666 millones de dólares cuestionados.